Público
Público

De la Vega: "Ha sido un gravísimo y trágico error"

Rechaza reabrir por ahora el debate sobre las penas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin paños calientes. Dura y masticando cada palabra, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, prescindió ayer de eufemismos para definir las circunstancias de la muerte de Marí Luz Cortés: 'Es muy grave lo que ha ocurrido. Un gravísimo, terrible y trágico error judicial'.
Como tal, subrayó, no es admisible. La vicepresidenta no quiso rebajar en ningún momento la repercusión de la noticia e insistió: 'El Estado y el Gobierno no pueden permitir estos fallos del sistema'.

No sólo eso: se depurará hasta la última responsabilidad. De la Vega lo confirmó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El trabajo se enfoca ahora hacia localizar lo que no ha funcionado, solucionarlo y aclarar todas las circunstancias judiciales del detenido. 'Ha de esclarecerse hasta el final, fijando las responsabilidades y haciendo recaer todo el peso de la ley', remachó. Por supuesto, explicó, los cauces para ello son los ya abiertos. El Gobierno respalda desde el primer día a la fiscalía y el Consejo General del Poder Judicial, los dos órganos que investigan el caso.

Las reformas legales, en frío

Muy seria durante toda la comparecencia, De la Vega resaltó que la prioridad del Gobierno es, desde el primer momento, que se subsanen los errores. Ese será, antes que ninguna reforma legal, el objetivo del Gobierno. 'La ley tiene en este momento los mecanismos suficientes para garantizar que se eviten situaciones como esta'. El problema, concretó, es que han fallado. 'Hay que hacerlos funcionar para evitar fallos del sistema. Más si cabe con personas especialmente vulnerables'.

Fuentes de La Moncloa lo explicaban aún más claro: 'Da igual que las penas hubieran sido mayores, el gran problema es que nunca se aplicaron. Nunca entró en prisión'.

La vicepresidenta, sin embargo, no evitó el tema. No se cerró a debatir una reforma legal en caso de abusos a menores, pero en frío. 'No es sensato, en estos momentos, sin más, decir que vamos a agravar las penas. Hay que estudiarlo'. Luego reiteró: 'Ahora lo primero es trabajar para que no vuelva a pasar'.

Interés del Gobierno

No es la única miembro del Gobierno que sigue el caso con preocupación. Según confirmaron fuentes cercanas al Gobierno el tema estuvo presente de manera informal en el Consejo de Ministros.

No es la primera vez que se discute al máximo nivel. Desde un primer momento, el presidente pidió que se le informe del alcance de las investigaciones. El jueves, Zapatero estuvo hasta bien entrada la noche hablando con De la Vega, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y el de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que le transmitieran los últimos detalles.