Público
Público

El violador del Vall d'Hebron, libre sin estar rehabilitado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Saldrá a la calle el próximo sábado con "peligro de reincidir", según el informe psicológico de la prisión de Quatre Camins. Y la reincidencia en el caso de José Rodríguez Salvador, no es poca cosa. El violador de la Vall d'Hebrón, como fue apodado este agresor múltiple, violó a 16 mujeres entre 1990 y 1991. Fue condenado en 1994 a una suma de 311 años de cárcel por esas agresiones sexuales, pero quedará libre tras pasar sólo un año por cada violación cometida. La Audiencia de Barcelona desestimó ayer el recurso planteado por la Fiscalía para alargar su condena por "ir contra sus derechos fundamentales". El violador cumpliría 20 años de cárcel como máximo, según el Código Penal aplicado en su condena. El recurso de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña invocaba para este caso la doctrina Parot, aplicada en su día por el Tribunal Supremo al etarra francés Henri Parot, para prolongar su estancia en la cárcel mediante el reparto de los beneficios penitenciarios a cada una de sus condenas. Las redenciones penitenciarias permiten al violador salir cuatro años antes de cumplir la veintena de años encerrado.
El recurso está "sacado de contexto", para la Audiencia "como un mero instrumental" y "no guarda relación alguna con la doctrina Parot". En el caso del etarra, fue el propio penado el que pidió que se le acumularan las condenas. El Supremo le concedió esa petición pero le repartió los beneficios entre cada uno de sus más de 20 asesinatos, por lo que sus estancia quedó prolongada a un máximo de 30 años.
La abogada de una de las víctimas, María José Varela, pidió el cumplimiento total de los 20 años y advirtió de que su cliente "vive con temor, no tanto de lo que pueda pasar con ella, sino de lo que pueda hacer a otras mujeres". Varela pidió a los políticos que tomen "medidas legales" que sirvan en los casos en los que los
delincuentes no hayan sido rehabilitados.
El abogado de Rodríguez Salvador, José Ángel Plaza, se mostró preocupado "ante la presión que se avecina" a la salida de prisión de su cliente. Además, aseguró que el preso está "profundamente arrepentido". Plaza defiende que el problema de Salvador es exclusivamente mental y pidió un "trato psiquiátrico de choque".
Ambos letrados coincidieron en rechazar la castración química como una posible solución. La comisión catalana de expertos, creada en julio para evitar la reincidencia en reclusos condenados por delitos graves, descartó la castración química, según explicó José María Mena, ex fiscal jefe de Cataluña y presidente de la comisión.

Más noticias en Política y Sociedad