Público
Público

Zapatero admite que reducir el paro no será fácil ni rápido

Mariano Rajoy interpreta que la actitud del presidente es de "resignación" y achaca la situación a "la incompetencia de un Gobierno que no está a la altura de las circunstancias"

G. LÓPEZ ALBA

El problema del paro va para largo y su uso como instrumento de enfrentamiento político persistirá durante, al menos, lo que resta de legislatura. Así lo confirmaron ayer José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy en su primer duelo parlamentario del año, que el líder de la oposición aprovechó para intentar reforzar su imagen de alternativa con suavidad en las formas y extrema dureza en el fondo.

El presidente del Gobierno señaló que el desempleo, especialmente el que afecta a los más jovenes, "es y va a ser durante un tiempo el principal problema de nuestro país", no sólo en términos económicos sino también sociales. Y, además, reconoció abiertamente: "No va a ser fácil reducir el paro".

"El paro va a ser durante un tiempo el principal problema"

Esta apostilla permitió al líder de la oposición achacarle una actitud de "resignación", que calificó de "muy preocupante", ante el "escándalo" de unos "datos insoportables en sí mismos": 909.000 españoles menores de 25 años en paro, según los datos de Eurostat referidos a noviembre.

Rajoy puso a Zapatero frente al espejo de sus declaraciones al recordarle su afirmación de que el mejor termómetro para medir la eficacia de las medidas económicas es la creación de empleo. La conclusión era evidente antes de que saliera de sus labios: "Se demuestra, siguiendo su propio criterio, que sus políticas han fracasado".

"La reforma laboral persigue formentar el empleo de los más jóvenes" (ZP)

Con este corolario, el presidente del PP se postuló como alternativa: "Si usted no tiene ideas, al menos acepte las ideas que le planteamos los demás, porque lo que es inaceptable es que usted se resigne y nos lleve a una situación en la que el 43,6% de los jóvenes españoles de menos de 25 años no pueden trabajar por la incompetencia de un Gobierno que no está a la altura de las circunstancias".

Se refería Rajoy a la proposición no de ley sobre un Plan de Empleo para los Jóvenes presentada por su grupo el 5 de octubre del año pasado, aunque fuentes de su grupo parlamentario ampliaron la alternativa conservadora al contenido de otras iniciativas [ver apoyo].

Respondió Zapatero que si el Gobierno promovió una reforma laboral fue, precisamente, con el objetivo prioritario de "fomentar el empleo en el ámbito de las personas más jóvenes, singularmente cuando comencemos a tener una recuperación económica más consolidada". Esta reforma, según recordó, modifica programas, incentivos y bonificaciones destinadas directamente al empleo juvenil y a la formación.

"Los datos son insoportables en sí mismos" (MR)

Pero, sobre todo, destacó el presidente que el objetivo en el que trabaja el Gobierno es en sentar las bases para acabar definitivamente con "el drama estructural de la economía española", que se traduce en que cada vez que estalla una crisis económica se duplica la tasa de paro en relación con la media europea y, además, la de los más jovenes duplica la media entre el conjunto de los españoles.

El debate fue aliñado por los dos antagonistas con profusión de estadísticas. Así, Rajoy destacó que cuando Zapatero se instaló en la Moncloa, en 2004, la tasa de paro juvenil era del 24% y hoy es del 43,19%, periodo en el que la media europea subió el 2,6% frente al 19% en España, de modo que casi el 25% de los jóvenes europeos que están en paro son españoles.

"Si no tiene ideas, acepte las que le planteamos los demás"

"Señor presidente, en los siete años de su Gobierno, y esto son datos objetivos, el retroceso ha sido tan brutal que nos condenará en un futuro inmediato a hacer enormes esfuerzos para que esa gente pueda incorporarse al mercado de trabajo", vaticinó quien aspira a ocupar su lugar el año próximo.

Ante esta avalancha de cifras, Zapatero esgrimió las suyas al tiempo que reclamaba a Rajoy que sea "un poco más riguroso" y tenga "más perspectiva". Así, señaló que la tasa de paro juvenil durante los gobiernos del PP fue del 30% frente a la media del 25% durante su etapa, en la que se logró en 2007 una reducción histórica hasta el 18%.

"Con ello quiero decir, señor Rajoy, que independientemente de las circunstancias de crisis que elevan de una manera clara la tasa de paro, hay un problema estructural que viene desde la Transición democrática, que ha afectado y que han sufrido todos los gobiernos y que en esta ocasión tenemos que arreglar definitivamente", respondió el presidente del Gobierno, ayer notablemente más preocupado por conseguir el pacto social sobre la reforma de las pensiones y por engrasar sus alianzas parlamentarias que por las acometidas del líder de la oposición. 

Más noticias de Política y Sociedad