Público
Público

Zapatero advierte: "Si gana la derecha, las cosas irán peor"

El presidente reclama un aval de "confianza renovada" y que "no se vote al PP"

 

GONZALO LÓPEZ ALBA

"¡Visca Catalunya y visca Europa!". Fue el broche final al mitin socialista en Barcelona, pero no lo gritó José Montilla, sino José Luis Rodríguez Zapatero. Catalunya vuelve a ser el territorio que puede resultar determinante para el resultado de las elecciones europeas y aquí apretó el líder del PSOE para dar el penúltimo empujón en la movilización de sus votantes habituales, antes del cierre de la campaña este viernes, en Madrid.

Zapatero pidió un voto "de confianza renovada" a quienes ya se lo dieron en las elecciones generales de 2008, para mantener el "rumbo progresista" y "para que los 70.000 puestos de trabajo creados en mayo sean más en los próximos meses". También para ganar un futuro "que podamos explicar a nuestros hijos".

Pero, como nunca antes había hecho, el líder del PSOE pidió expresamente que no se vote a la derecha. "No voten al PP, no voten a un partido que desea que las cosas vayan mal para que a ellos les vaya algo mejor. Si ganan en las urnas, las cosas irán peor", afirmó. Y aún se extendió más en esta petición: "Pido el voto para que no avancen ni un milímetro aquellos que, como Mayor Oreja, tienen las ideas más carcas que existen en Europa. Pido el voto para que la derecha no se crezca ni un solo milímetro".

El presidente insistió en la idea de que "la mejor manera" que tienen los ciudadanos de "arrimar el hombro" contra la crisis "es ir a votar el domingo" y, por supuesto, con la papeleta del PSOE. Para disipar las dudas de los indecisos, reiteró que "no ha habido una sola idea, un solo proyecto, una sola propuesta del PP para afrontar la crisis; no ha habido un solo día que haya ofrecido colaboración", porque "no les interesa el paro, lo único que les interesa es intentar volver a ganar las elecciones".

Además de los mensajes en clave nacional, Zapatero regó su mitin de guiños a Catalunya y al Gobierno que preside José Montilla, al que adelantó su apoyo para la reelección en los comicios autonómicos de 2010 . Empezó por agradecer a los catalanes el apoyo que le dieron en las elecciones generales y acabó ofreciéndose como "un militante más del PSC" para colaborar en la próxima campaña catalana.

Entre medias, prometió que esta comunidad , "como sabe el presidente Montilla", va a tener "el mejor acuerdo de la historia para su financiación", porque, "digan lo que digan algunos, he cumplido y cumpliré con Catalunya". "Catalunya ha tenido una financiación injusta y ahora la va tener justa, para que la educación y la sanidad sean dignas y suficientes", añadió.

Su compromiso lo enlazó con un reto a Mariano Rajoy: "Cuando hagamos público el acuerdo, espero que el señor Rajoy lo apoye y no vaya diciendo por España que entregamos todos los recursos a Catalunya".

Tampoco olvidó Zapatero dedicar una ración a CiU, fuerza a la que presentó como aliada del PP: "Hemos cumplido y hay alguna fuerza que no lo soporta. Se dice catalanista, pero colaboró con el partido que gobernaba y que anda por toda España alentando la confrontación con las lenguas".

El resumen de la situación lo había hecho poco antes, de corrido y con claridad meridiana, José Montilla: "Mañana acaba la campaña y aumenta el temor a que haya una abstención alta. No votar tiene consecuencias. Si la gente progresista no vota, acaban ganando los conservadores. La abstención tiene dos beneficiarios: algunas fuerzas minoritarias, que podrían acabar sobrerrepresentadas, y la derecha, que busca erosionar los gobiernos progresistas de Catalunya y de España".

El presidente de la Generalitat de Catalunya y primer secretario del PSC combinó los gestos de complicidad hacia Zapatero con las reivindicaciones ante el Gobierno de España. Aprovechó que, según recordó, “hace tiempo que no estamos juntos... en un acto público” para “comentar alguna cosa”.

Montilla recordó que “aún no hemos alcanzado un acuerdo sobre la financiación, y eso es importante y urgente”. “Ya lo sabes”, dijo dirigiéndose directamente a Zapatero, aunque también manifestó estar “seguro de que alcanzaremos un acuerdo”.

El presidente de la Generalitat, aunque en sus palabras subyacía un tono reivindicativo, destacó que él y Zapatero comparten “la voluntad y la obligación de cumplir el Estatut”.
Las dos referencias al Estatut y la financiación arrancaron fuertes ovaciones. Pero Montilla también resaltó que, desde que gobierna Zapatero, “las inversiones del Estado en Catalunya se han doblado” y se trabaja “a marchas forzadas para recuperar el retraso en infraestructuras”.
 

 

Más noticias de Política y Sociedad