Público
Público

Zapatero gobernará en minoría cuatro años más

Rajoy fracasa por segunda vez, pero mejora resultado y gana tiempo para su segura sustitución /El espectacular ascenso en Catalunya le da la victoria al PSOE / IU y ERC se hunden y se quedan sin grupo parlamentario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El recurso a la "dulce derrota" sólo sirve para la noche electoral y si se acumulan varias, el destino final e inevitable es la diabetes política.
Al PP le consoló anoche ese recurso, pero el resultado final es que José Luis Rodríguez Zapatero gobernará otros cuatro años. Lo hará en minoría, obligado a pactar todas sus iniciativas, pero tendrá un segundo mandato como presidente del Gobierno.
El PSOE ganó ayer por sexta vez las elecciones generales en la historia constitucional, mejorando ligeramente sus resultados de 2004, pero con una mínima ventaja en votos sobre el PP.
Los socialistas han pasado de 164 a 169 escaños, mejorando en más de un punto el porcentaje de votos de hace cuatro años.
Entonces también ganaron por 16 escaños de ventaja sobre el PP y un porcentaje de votos de 4,9 puntos. Ahora la ventaja es de menos de cuatro puntos.
En todo caso, el gran titular de la noche electoral es que Mariano Rajoy ha fracasado en su segundo intento de llegar a La Moncloa. Podrá consolarle que su resultado es mejor que el de hace cuatro años y que su subida en voto es mayor que la del PSOE, pero ha fracasado por segunda vez.
En concreto, el PP ha subido de 148 a 153 escaños y en porcentaje de voto ha subido casi dos puntos y medio.
Esperanza, en la salida
Rajoy gana tiempo con ese resultado, pero es dudoso que su partido y quienes les apoyan vayan a tener la paciencia de concederle una tercera oportunidad en 2012. El horizonte es el de un congreso en los próximos meses, con varios candidatos preparándose desde hoy en la línea de salida, para darle una retirada digna de Rajoy.
Anoche mismo, los próximos a Esperanza Aguirre se encargaron de dejar claro que en Madrid la ventaja del PP es de casi diez puntos, diez veces más que hace cuatro años. Es espectacular y lo atribuyen al "efecto Aguirre". Anoche ella no estuvo en el balcón de Génova. En la Comunidad Valencia, el otro aspirante, Francisco Camps, podrá hacer alarde de nueve puntos de ventaja en su comunidad, frente a candidatos tan potentes como María Teresa Fernández de la Vega. Esteban González Pons, mano derecha de Camps, se ha ganado un papel importante en el Congreso, quizás el de portavoz. Los feudos del PP, con barones fuertes han subido y tendrán algo que decir en el partido.
Quien dirija el PP en los próximos años, deberá revisar sus estrategias. La crispación y la dureza no llevan a La Moncloa.
El resultado ha confirmado el bipartidismo que apuntaban las encuestas. Los dos grandes partidos suman ahora diez escaños más que en la anterior legislatura, habrá dos grupos parlamentarios menos y el grupo mixto será extraordinariamente numeroso y atomiszado. La participación, considerada como clave para determinar el resultado final, fue muy similar a la de 2004, cumpliendo así la expectativa de los socialistas.
Además de ese dato, la victoria del PSOE se asienta sobre un comunidad autónoma y una realidad política. La comunidad es Catalunya, donde ha experimentado una subida espectacular de 21 a 25 escaños. Y la realidad política es el hundimiento de Izquierda Unida que ha perdido dos escaños y la posibilidad de formar grupo parlamentario. Junto a la candidatura que encabezó ayer por última vez Gaspar Llamazares, el otro gran perdedor de las elecciones es ERC.
Los independentistas se han hundido y han bajado aún más de lo previsto, pasando de ocho a tres diputados y perdiendo la posibilidad de tener grupo parlamentario.
CiU baja ligermante en porcentaje de voto, pero Josep Antoni Duran Lleida mantiene sus 10 escaños y se sitúa como una fuerza política imprescindible. Zapatero podrá buscar otras combinaciones para completar mayorías, pero en todas necesitará el concurso de al menos dos partidos, salvo que cuente con los 10 de CiU.
El PNV pierde un diputado, pero con sus seis escaños se convierte en el cuarto grupo parlamentario y también con capacidad de decidir. El partido pierde su hegemonía en el País Vasco, pero sigue con capacidad de decidir.
También el BNG mantiene su dos diputados; Coalición Canaria pierde uno y repite la diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos. Desaparecen EA y la Chunta Aragonesista.
La gran novedad será la entrada en el Congreso de la Unión Progreso y Democracia, el partido de Rosa Díez. La ex eurodiputada del PSOE logra un escaño por Madrid con su nueva formación, en un caso insólito de nuevo partido que se presenta en todas las circunscripciones y logra representación en pocos meses. Toda una hazaña
Zapatero buscará su segunda investidura con una mayoría holgada, con apoyo de CiU, PNV, ERC, IU, BNG y NB. Con el resto de partidos será complicado.