Público
Público

Zapatero presiona a la banca para que fluya el crédito

En su primer balance de legislatura, anuncia una tercera cumbre con las entidades financieras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Acritud, ninguna. Pero presión, sí, la máxima posible. El Gobierno no esperará a que los bancos salgan de sus agobios económicos para que, después, inyecten liquidez. Es necesario, “urgente”, agilizar ya la llegada del crédito a familias y pymes. José Luis Rodríguez Zapatero fue ayer todo lo exigente –y diplomático– que pudo. No caben más dilaciones, avisó a los banqueros.

El presidente no escogió un escenario trivial para lanzar esa advertencia. Fue en la Moncloa, durante la presentación de su primer balance del trabajo del Ejecutivo en esta IX Legislatura, una rueda de prensa que se alargó cien minutos. En ella anunció que es “bastante probable” que se reúna por tercera vez con los presidentes de los grandes bancos y cajas de ahorros del país para impulsar la reactivación del crédito. La cita, en enero, complementaría la previsión que el Gobierno se ha marcado:  'Deberíamos tener a partir de los primeros meses de 2009 una situación progresivamente mejor en cuanto a la capacidad y disponibilidad de las entidades financieras para conceder crédito y mejorar la liquidez”, aseguró.

El presidente dejó más huellas del interés del Gobierno por desatascar el parón crediticio. Reiteró que ya ha trasladado a bancos y cajas la “conveniencia” de que sigan otorgando préstamos en los márgenes que les permitan sus evaluaciones de riesgos. Además, anunció que son siete las entidades financieras que han suscrito la línea de crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para ayudar a las pymes a financiar su capital circulante –el dinero que necesitan para poder funcionar–. Esta línea de crédito, que entró en vigor este martes, cubriría hasta 10.000 millones de euros, un coste asumido al 50% por bancos y cajas y por el ICO.

El Ejecutivo espera que se sumen “más entidades”, pues es “vital y esencial” asegurar la liquidez, abundó Zapatero, quien prometió lanzar “todas las medidas de estímulo necesarias” para aflojar el atasco bancario. Más claro, agua.

Pero ante la presión del Gobierno, la banca mantiene su discurso. Aseguran que no ha cerrado el grifo, informa Virginia Zafra. La Asociación Hipotecaria Española recordó la semana pasada que en los nueve primeros meses de 2008 se concedieron 144.924 millones de euros en hipotecas. Lo que sucede, explican, es que les piden menos créditos porque no hay confianza en la economía y, además, hay menos proyectos solventes que financiar. “No daremos préstamos a quien creamos que no los va a devolver”, insisten en el sector. Cuando mejore la coyuntura se concederán más créditos. Mientras, la actividad se seguirá ralentizando, advierten.

La admonición a la banca se convirtió, con todo, en uno de los afluentes del río principal del Ejecutivo: la superación de la crisis, el “único horizonte” para 2009. Y ahí Zapatero quiso infundir confianza. Aunque 2009 sea un “año difícil”, España dispone de todas las “fortalezas” para vencer la “tempestad”. “Vamos a salir de la crisis. Y no estamos sentados esperando a que venga la recuperación. Vamos a anticiparla”, vaticinó. Lo reforzó con una metáfora: “Tenemos un barco sólido que conoce su rumbo”. Y zanjó, para fulminar la mofa del PP: “Confiar en España no es optimismo. Es realismo”.

Uno de los datos que anunciará la vuelta a la “senda de crecimiento” será el empleo, citó el presidente. En los próximos meses “seguirán destruyéndose” puestos de trabajo, pero hay una “esperanza razonable” de que la situación mejore desde junio. En cualquier caso, el Ejecutivo garantizará que “ningún parado quede abandonado a su suerte”. No habrá tampoco mayores facilidades para el despido ni flexibilización laboral: “No hay previstas reformas”, sintetizó.

Zapatero incidía así en la contraposición de sus recetas a las propuestas por el PP: “No responderemos desde el recorte social, sino desde el incremento de la política social”.  

El presidente utilizó ese marco para encajar la complicada reforma del sistema de financiación autonómica. Al margen de las agrias peleas entre comunidades, importa más, recalcó Zapatero, que “en torno al 70% de los gastos” de las CCAA se destina a educación y sanidad. Así que éste es el silogismo: “Mejorar la financiación autonómica es mejorar el Estado del bienestar, y el Gobierno quiere mejorarlo”.

Pocas pistas fluyeron de la comparecencia de ayer. Es “probable” que el documento-guía del nuevo modelo esté acabado antes del 31 de diciembre y en ello “trabaja intensamente” el Ministerio de Economía. El Gabinete socialista persigue conformar un sistema “en el que todas las comunidades se sientan razonablemente satisfechas”.

Vertebrarán el modelo la “equidad” entre españoles, la “solidaridad” interregional, el “estímulo” a las CCAA “que generen mayor crecimiento económico”, el reconocimiento a las autonomías con mayor incremento de población y la adaptación “al máximo” a las circunstancias de cada región, caso de la lengua, como exigió este martes el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. Son, consignó, criterios “innovadores” para un sistema que contará con “más recursos”.

Sonrió el presidente cuando se le preguntó por las críticas del PP. “Ya estamos dialogando con ellos”. Ya habla Pedro Solbes con Cristóbal Montoro. Ya habla Zapatero con líderes autonómicos (Francisco Camps o Esperanza Aguirre). Y “podría hacerlo” incluso con Mariano Rajoy. Pero parece que la avería la tiene el PP, insinuó. Era su dardo venenoso.

 


Sin oportunidades // Menos de dos minutos empleó Zapatero en resumir uno de los ejes más polémicos de la pasada legislatura, el diálogo con los terroristas. Culminó su relato con una frase clave: “La democracia ha dado tres oportunidades a ETA de terminar su indigna aventura de crímenes sin sentido. ETA ha desperdiciado las tres oportunidades. Ya no habrá más”.

Bajan los ‘sin papeles’ // El presidente se congratuló de los resultados en el control de fronteras. A estas alturas del año, han entrado en España 5.000 sin papeles menos que en 2007. Los Centros de Internamiento de Extranjeros, añadió, acogen hoy a 180 inmigrantes, cuando en 2006, con la pompa de los cayucos, se llegó a “más de 10.000”.

Sigue Guantánamo // Zapatero mostró indignación cuando le preguntaron por los aviones de la CIA. El presidente subrayó que su Gobierno ni autorizó ni conoció ninguna petición de vuelos ilegales que transportasen a presos talibanes. “Quien afirme lo contrario, miente”, dijo. Sobre la posibilidad de que España acoja a reclusos de Guantánamo sin cargos, una vez que Barack Obama cierre el penal, Zapatero fue más que prudente: “Plantea serios problemas legales”, adujo.

Otra vez el TC // Tema con revelación de por medio: Zapatero y Rajoy hablaron del Tribunal Constitucional tras el “frenazo” en su renovación. “Mi intención es recuperar la vía de diálogo en un plazo razonable”, comentó escueto. “Nada que decir” sobre los “tiempos” del TC en la sentencia del Estatut de Catalunya.

Afganistán, como está // “De entrada, no”. No se mandarán más tropas a Afganistán, zanjó. Allí están destacados 778 militares. El único “horizonte” de envío de soldados pasa por Somalia, para combatir la piratería en el Índico.

Con todos los grupos // El Gobierno elude anticipar qué alianzas trabará: “Es prematuro”. Todo depende de las elecciones gallegas y vascas. Aun así, persistirá en su geometría variable. 

 


1. Superar el bache // “Los cinco compromisos de mi investidura siguen en pie”, solemnizó Zapatero. El primero es la salida de la crisis, una “batalla” para la que España está “preparada”.

2. Desarrollo sostenible // El presidente citó este eje, sin explicitar actuaciones concretas.

3. Lucha por la igualdad y contra la discriminación // “España sigue siendo un país cargado de futuro, uno de los mejores países en libertad”, enfatizó Zapatero. Pendientes quedan varias reformas, como la de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, de 1980.

4. Integración social // Dependencia, sanidad, becas, inmigración... integran el paquete.

5. Contra los terroristas // Arrinconar a la banda es una de las prioridades. No se explayó más.
 

 

Más noticias en Política y Sociedad