Público
Público

Zapatero recibe con frialdad la felicitación por carta de Bush

El mandatario de EEUU espera seguir "cooperando" con el Gobierno español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace unos días, preguntados en La Moncloa los colaboradores del presidente del Gobierno si George W. Bush había dado alguna señal de vida tras la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero el pasado domingo, contestaron: “Ni Bush está ni se le espera”.

Hoy, en plena cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Bruselas, Zapatero fue informado de que había una carta para él con membrete de la Casa Blanca y la rúbrica de su inquilino principal. En la misiva, muy escueta y que Bush hizo llegar a Presidencia a través del embajador de EEUU en España, Eduardo Aguirre, el norteamericano felicitaba al español por su victoria y le instaba a que sus dos países siguiesen “cooperando”.

El presidente, en su primera cita con la política internacional tras el 9-M, aseguró ayer que respondería a la carta de Bush. Con otra carta, naturalmente, y cuando leyese la recibida, pues ayer estaba en otros asuntos más importantes.

La carta de Bush apelando a la cooperación del presidente español carece ya de cualquier atisbo de trascendencia para el Gobierno, tras una legislatura marcada por la ausencia de encuentros oficiales entre Zapatero y el jefe de Estado norteamericano y con apenas algún cruce de palabras en reuniones con otros líderes mundiales.

La nueva etapa de intensificación de la política exterior que pretende abordar Zapatero mira con ilusión al otro lado del Atlántico y a las elecciones de noviembre en EEUU.

Fuentes del Ejecutivo aseguran que el desembarco de un Gobierno demócrata en Washington colmaría sus expectativas y, sin duda, abriría un camino que, hasta ahora, transcurrió por segundas y terceras sendas. “La cooperación con EEUU siempre ha sido fluida porque es necesaria, para ellos y para nosotros”, aseguran en el Gobierno. “Pero se echa de menos a un presidente consecuente y respetuoso con la soberanía del resto de países”.

Sin preferencias

Efectivamente, el presidente siempre ha hecho bandera de haber tomado una decisión –la retirada de las tropas de Irak– que alejó desde un principio cualquier atisbo de sumisión de su mandato a Washington. Y en esa idea ha insistido, por ejemplo, durante los mítines que han conformado su campaña electoral.

Ahora, la premisa del Ejecutivo es muy clara: no hay preferencia por un candidato demócrata u otro. Por Hillary Clinton o Barak Obama. Como dijo María Teresa Fernández de la Vega, “el corazón está partío”, pero en la Moncloa no ocultan la excelente relación de Zapatero con los Clinton. El ex presidente Bill, incluso, asesoró en materia de cambio climático al hoy reelegido candidato socialista.

La limitada comunicación oficial entre el presidente de EEUU y Zapatero empezó cuando aquél felicitó a éste por su éxito de 2004. Días después, el jefe del Ejecutivo español llamó a Bush y le comunicó personalmente que iba a retirar las tropas de Irak y, meses después, en noviembre, Zapatero felicitó al mandatario republicano por haber renovado su mandato.

 

-José Luis Rodríguez Zapatero se reunió ayer por la mañana con los líderes socialistas de Europa, que lo recibieron con aplausos. El presidente del PES (Partido de los Socialistas Europeos, en inglés), Poul Nyrup Rasmussen, se mostró confiado en que la buena racha de la izquierda se extienda hasta Italia, cuyas elecciones se celebran el próximo mes, los días 13 y 14.

-El presidente esloveno y presidente de turno de la UE, Danilo Türk, dio al presidente español la enhorabuena por su triunfo el 9 de marzo, en nombre de todos los dirigentes de la Unión Europea.

-Cuando Zapatero fue a hacerse la foto de familia con los otros 26 jefes de Estado y de Gobierno de la UE, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, le abrazó sonriente y le felicitó por su segunda victoria.