Público
Público

Más de 40 muertos y 50 heridos en un ataque de fuerzas paramilitares en Etiopía

"La mayoría de las víctimas fueron tiroteadas en sus casas", denuncia un portavoz gubernamental.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Más de 40 personas murieron y 50 resultaron heridas en un ataque de una fuerza paramilitar de la región etíope de Somalí (este) en la vecina Oromia, según ha informado el portavoz del Gobierno de esta última provincia. Negeri Lencho explicó en una conversación telefónica que miembros de la conocida como Policía Liyu ("especial", en amhárico) atacaron a los habitantes de la localidad rural de Rogie este fin de semana.

"Las últimas informaciones que tengo son de que más de 40 han sido confirmados muertos y que más de 50 están heridos, pero sospecho que podría haber más muertes entre los heridos", dijo Negeri. "La mayoría de las víctimas fueron tiroteadas en sus casas el sábado y el domingo. Algunos muertos fueron encontrados hoy. Unidades del Ejército, la Policía regional de Oromia y la Policía federal se han trasladado al área y anunciarán pronto si han conseguido atrapar a los culpables", agregó.

La violencia se ha intensificado en el este de Etiopía en las últimas semanas, especialmente después de que el líder de Somalí, Abdi Mohamud Omar, al que se conoce como Abdi Illey, amenazase con la secesión de la zona. Aunque la Constitución etíope permite la secesión de las regiones federadas, el Ejército intervino y obligó a dimitir a Abdi Illey, a quien puso bajo custodia gubernamental para "prevenir posibles baños de sangre en la región".

Abdi Illey lleva desde 2010 controlando esta región, que es la más grande en extensión de Etiopía, y es próximo a las viejas guardias del gobernante Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), contrarias a las políticas reformistas del nuevo primer ministro, Abiy Ahmed. El líder regional utiliza a la Policía Liyu para no aplicar dichas medidas aperturistas.

Esta fuerza paramilitar se estableció originalmente como una unidad antiterrorista para combatir al Frente Nacional de Liberación de Ogadén (ONLF), un partido político con tintes separatistas, que anunció ayer un "alto el fuego unilateral" debido a las llamadas a la paz y al diálogo de Abiy y a la dimisión de Abdi Illey.  Algunas organizaciones internacionales pro derechos humanos han denunciado a la Policía Liyu por torturas contra la población, violaciones y asesinatos extrajudiciales.