Público
Público

Aborto legal en Argentina Los pañuelos verdes vuelven a las calles argentinas para reclamar el aborto legal

Las feministas continúan luchando para que el país legalice la interrupción voluntaria del embarazo, coincidiendo con el primer aniversario del 'pañuelazo'. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Concentración por el aniversario del primer "pañuelazo" a favor de la legalización del aborto, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Marina Guillén

*Este artículo fue publicado originalmente el 20 de febrero en el diario argentino Página12

“Este 19-F todas y todes alzaremos simultáneamente los pañuelos y seremos marea”, habían advertido las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito durante la convocatoria al pañuelazo federal que realizaron este martes.

Y cumplieron: fueron marea verde a lo largo de todo el país. Pese al calor –que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires superó los 40 grados de sensación térmica–, una multitud de jóvenes unió sus cuerpos sudados con los pañuelos verdes al aire para pedir, una vez más, el “aborto legal en el hospital”. La plaza frente al Congreso Nacional, entre Solís y Entre Ríos, fue el principal punto de concentración.

Se espera que este año, al igual que en 2018, el palacio legislativo y sus alrededores sean el escenario del debate entre quienes buscan legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, para evitar que miles de mujeres mueran por aborto clandestino, y quienes se oponen porque dicen “defender las dos vidas”.

Acompañado por acciones artísticas en todo el país y en algunas ciudades del mundo, el pañuelazo federal tuvo como principal objetivo pedir por la legalización del aborto voluntario. También exigió la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas, el “Programa nacional de salud sexual y procreación responsable” y el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”.

"Estamos en otra época y ellos nos quieren imponer su realidad"

Los pañuelos verdes, que durante el 2018 salieron a las calles, podían conseguirse a 50 pesos (algo más de un euro) en un stand de la Campaña, donde también se ofrecían “preservativos gratis”, “make up a colaboración”, pines y libros. En medio de los pañuelos verdes, una hilera de muñecos de dinosaurio con pañuelo celeste al cuello despertó la risa de más de uno: “los dinosaurios representan a los celestes y sus ideas prehistóricas que ya no van. Estamos en otra época y ellos nos quieren imponer su realidad. La gran mayoría de los que nos apoyan son jóvenes, y eso pasa  porque son otros tiempos”, dijo Alicia, de la Campaña.

El 19-F, como fue conocido el evento en redes, conmemora el primer aniversario del pañuelazo federal que se realizó el 19 de febrero del año pasado. Ese primer pañuelazo agregó una nueva fecha en el calendario feminista de Argentina, América Latina y el mundo: el Día de Acción Verde por el Derecho al Aborto.

Muchas de las que se acercaron este martes al pañuelazo eran adolescentes. Milagros, de 16, vino desde Laferrere para pedir por el aborto legal y protestar contra las acusaciones como “te abriste de piernas. Esa frase no está bien. Los métodos anticonceptivos pueden fallar. Yo no tendría la necesidad de abortar, pero otras chicas que no tienen educación sexual o que no tienen el apoyo de sus padres muchas veces terminan muriendo en un aborto clandestino”, dijo la joven, que está segura de que el aborto legal “este año va a ser ley”. Michelle, de 15, vino desde San Martín para “que la gente nos escuche. Logramos, al salir a la calle, que las personas se empiecen a dar cuenta de que somos muchas las que luchamos por esto”, consideró la adolescente.

Iara, de 12, llegó junto a su madre desde el barrio porteño de Floresta. Con un cartel que decía “con short o pantalón, respetame cagón”, explicó que se acercó al pañuelazo porque quiere que el aborto sea legal. Por otro lado, recordó la decena de casos de niñas abusadas que son forzadas a ser madres, aunque para estas situaciones ya existe una ley que habilita la interrupción del embarazo. “Hay muchas chicas de mi edad que son violadas y terminan siendo madres y abandonan el colegio. Yo no quiero que esto siga pasando”, agregó.

Desde el escenario aplaudieron la “inmensa lucha” llevada a cabo durante 2018 pero también recordaron a aquellas que quedaron en el camino. Mencionaron, entre otros casos, a la mujer que murió por un aborto clandestino días después de que el Senado rechazara el proyecto de ley.

Según explicó Yamila Picasso, integrante de la Campaña, el colectivo se encuentra en un “proceso de debate. Hay una comisión redactora que está elaborando las modificaciones a aquel proyecto que presentamos en el 2018, teniendo en cuenta todo lo aprendido en el debate que se dio dentro del Congreso”, dijo a PáginaI12.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito está formada por más de 500 organizaciones y ya lleva 14 años en esta lucha. Tras presentar siete veces un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, en 2018 lograron que sea tratado en el Congreso. Luego de una serie de debates, la iniciativa obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados. Sin embargo, los senadores no estuvieron a la altura de la época y rechazaron el proyecto, que finalmente no pudo convertirse en ley.

El 2019, sin embargo, es vivido por las feministas como un año prometedor. Si bien durante el año pasado no lograron convertir en ley un proyecto que busca combatir las muertes de miles de mujeres argentinas que interrumpen su embarazo de forma clandestina, sí consiguieron la despenalización del aborto a nivel social y cuentan con ello para llevar, este año, una lucha igual de activa. O más.