Público
Público

Aborto libre El PP no apoya la moción del Europarlamento contra la regresión de los derechos de las mujeres en Polonia

La resolución sobre el aborto ha salido adelante con una amplia mayoría: 455 votos a favor, 145 votos negativos y 71 abstenciones. El resultado ha sido posible gracias al voto positivo de una gran parte de la familia popular europea.

Vista del hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas.
Vista del hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas. EFE

Irene Sánchez Artero

El Parlamento Europeo considera que la sentencia del 22 de octubre del Tribunal Constitucional polaco, que declara inconstitucional el aborto en caso de defecto grave e irreversible, "pone en peligro la salud y la vida de las mujeres". Lo ha hecho a través de una resolución, aprobada este jueves por la amplia mayoría de la arcada parlamentaria (455 votos a favor, 145 en contra y 71 abstenciones). Mayoría que ha contado con el apoyo del Partido Popular Europeo (PPE), pero no de los eurodiputados españoles, que se han dividido entre el voto en contra y la abstención.

A lo largo de estos dos últimos días, los eurodiputados y eurodiputadas han hablado sobre la situación en Varsovia y la regresión de los derechos en el país que implica la ley. Una norma que, según el texto, aboca a las mujeres polacas a "abortos ilegales, clandestinos, inseguros y potencialmente mortales", ya que la mayoría de los abortos legales en la actualidad – el 96% de ellos- se efectúan bajo el supuesto que se quiere prohibir.

Con la votación de este jueves, la amplia mayoría de la Cámara ha condenado la sentencia del Constitucional polaco, mientras que la eurodiputada de VOX, Margarita de la Pisa Carrión, cree que la decisión del tribunal "alcanza una de las metas queridas por una gran parte de la ciudadanía, la de la defensa de la dignidad humana, que recomenzó con la caída del comunismo y la recuperación de las libertades políticas en el país". Así, ha recordado que la política en esta materia "es una competencia exclusiva de los Estados miembros".

Una reflexión que matiza el eurodiputado popular, Esteban González Pons, que se ha abstenido en la votación, siguiendo las indicaciones de su delegación. El valenciano explica que "desde la Eurocámara respetamos la capacidad de cada gobierno para decidir sobre materias que son competencia exclusiva de los Estados miembros", pero advierte que "no vamos a permanecer callados cuando se traspasan determinadas líneas rojas".

Líneas rojas que ha atravesado Varsovia

Esta es una sensación compartida por la amplia mayoría del Parlamento, ya que el texto de la resolución condena la violencia desproporcionada ejercida por parte de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes, así como algunos grupos de extrema derecha.

El Parlamento aplaude la valentía de los manifestantes que, anteponiendo su salud por la situación actual de pandemia mundial, han salido a la calle para denunciar las injerencias autoritarias del Ejecutivo polaco. Desde la Eurocámara hacen hincapié en que la sentencia se anunció en medio de la segunda ola de la pandemia, con restricciones en vigor "que obstaculizan gravemente cualquier debate democrático adecuado".

El texto ha sido aprobado con una "grandísima mayoría y esa es una excelente noticia". Esa es la opinión de algunos eurodiputados como la socialista Lina Gálvez Muñoz o Ernest Urtasun, de En Comú. Para el catalán, este texto demuestra que, "en primer lugar, en la Cámara hay una clara mayoría que defiende los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y, en segundo lugar, que la Eurocámara ni está callada ni lo va a estar, ante ningún ataque que suponga un retroceso de los derechos sociales de las mujeres en cualquier país de la UE".

Una opinión que difiere con la de la eurodiputada de VOX, quien defiende que "forzar a la mujer a escoger entre sacrificar su educación o sus planes profesionales y sacrificar a su hijo, no es realmente una elección libre". "Ciertamente, la falta de apoyo a otra alternativa fuera del aborto es un fracaso de las políticas sociales de los países", reconoce.

"La pérdida de valores y la apuesta por la cultura de la muerte amenazan gravemente a Europa", ha expresado Margarita de la Pisa. Un mensaje que desmiente la socialista Lina Gálvez, quien recuerda que abortos ha habido a lo largo de toda historia, en todas las sociedades, y por distintos motivos. "La muerte se la encuentran aquellas mujeres que viven abortos en la clandestinidad", matiza. Mujeres que, tradicionalmente, cuentan con menos recursos, "al igual que ocurría durante el franquismo cuando las chicas pudientes se iban a abortar a Londres". "Esa es la única política de la muerte, son ellos los que condenan a muerte a las mujeres que deciden libremente querer interrumpir su embarazo sin garantías", añade emocionada.

La eurodiputada de Esquerra Republicana, Diana Riba, insiste en que la resolución aprobada hoy "también pone encima de la mesa que el Estado de Derecho en Polonia está colapsando y por esto es importante que la Comisión y al Consejo prosigan con el procedimiento actual del artículo 7 y aborden estos últimos acontecimientos". Línea argumental que sostiene Esteban González Pons, quien defiende que el debate es "las formas autoritarias con la que el gobierno del PiS está intentando convertir Polonia en una democracia iliberal". "Es el ataque a la justicia, a los medios de comunicación independientes y a la oposición política en Polonia", ha denunciado, para advertir que, "cuanto más se empeñe el gobierno de Varsovia en poner coto a la libertad de expresión y a los derechos de los ciudadanos, más vamos a alzar nuestra voz".

Idea que defiende la eurodiputada de Podemos, María Eugenia Rodríguez Palop, para hacer hincapié en que la resolución "tiene mucha relación con el debate sobre la condicionalidad de los fondos europeos". "De ella se deduce que buena parte del Parlamento Europeo, que es donde está representada la ciudadanía, está a favor de vincular los fondos al Estado de Derecho, que no consiste solamente en la división de poderes y en la independencia judicial, sino en la garantía y protección de los derechos fundamentales, entre los cuales se encuentran los derechos sexuales y reproductivos", ha explicado.

El eurodiputado popular lamenta que esta resolución se haya simplificado para hablar "de buenos y malos". "Nuestro grupo ha elaborado su propia resolución, donde todos nos hubiésemos encontrado más cómodos porque se alejaba de ciertos dogmatismos que por desgracia si están presentes en la resolución", ha explicado, para matizar que "aun así, el grupo ha firmado la resolución y el grupo apoya, sino toda la letra, al menos si todo el espíritu de la misma". Un apoyo con el que no contaba la socialista Lina Gálvez y valora como "clave en el éxito de la resolución de hoy". Una resolución que ha salido adelante sin los votos de González Pons ni de sus compañeros de delegación.

El PP no apoya la resolución

La moción ha salido adelante gracias a los votos de los socialistas, verdes, liberales e Izquierda Unitaria, pero también de una mayoría popular. Una mayoría que no ha contado con el apoyo español, que se ha dividido entre votar en contra y abstenerse, una decisión que ha levantado ampollas en distintas delegaciones de otras formaciones políticas.

Además del voto a favor, en contra y la abstención, existe una cuarta elección: ausentarse durante la votación. Esta es la opción por la que ha optado la eurodiputada popular Rosa Estaràs, posiblemente para evitar traicionarse a sí misma (votó a favor de las propuestas individuales, pero se ausentó en la votación final) o entrar en conflicto con la delegación a la que pertenece, que había impuesto la abstención.

Una abstención que han seguido los parlamentarios Esteban González Pons, Dolors Monserrat, Antonio López Isturiz, Pilar del Castillo Vera y Javier Zarzalejos, mientras que el resto ha optado por votar que no, al igual que el PiS polaco o VOX.

Para Ernest Urtasun "es incomprensible que q estas alturas no tengamos una derecha que sepa pronunciarse claramente a favor de los derechos sexuales y reproductivos en Europa". Decisión que no ha sorprendido a María Eugenia Rodríguez Palop "porque el PP intentó tumbar la ley del aborto de 2010 presentando un recurso de inconstitucionalidad y, una vez más cuando llegó al Gobierno, con el intento fallido de Gallardón".

Lo que sí lamenta es "lo cerca que se muestra la delegación española popular con el gobierno polaco, que teóricamente estaría más cerca de VOX". Aprovecha para pegar un tirón de orejas a VOX, "que apoya a una extrema derecha dispuesta a violar los derechos de la mujer y se siente muy cómodo con su política anti elección, que cree que el Convenio de Estambul rompe familias y va en contra de los valores tradicionales".

Desde la delegación española han lanzado balones fuera para centrarse en la resolución sobre la situación de los derechos fundamentales en la UE. En dicho debate se ha rechazado por una amplia mayoría una enmienda presentada por la eurodiputada Diana Riba, en la que defendía que "todos los pueblos de la Unión tienen el derecho de libre determinación, en virtud del cual pueden establecer libremente su condición política y proveer libremente a su desarrollo económico, social y cultural". Desde el PP han celebrado el rechazo a esta enmienda insistiendo en que "este informe ha establecido que el derecho de autodeterminación no tiene cabida en la UE".

Más noticias de Internacional