Público
Público

El aeropuerto de Puerto Príncipe está colapsado

EEUU suspende temporalmente los aviones de ayuda humanitaria para evitar que agoten su combustible en pleno vuelo

AGENCIAS

El aeropuerto de Puerto Príncipe está colapsado y muchos vuelos de rescate y ayuda humanitaria han sido detenidos.

Es el caso de los aviones estadounidenses que tratan de enviar provisiones a los afectados por el devastador terremoto de Haití, según han informado funcionarios del Gobierno de Estados Unidos.

El propósito de la Administración Federal de Aviación (FAA) es evitar que las aeronaves se queden sin combustible, de ahí la suspensión de todos los vuelos desde el espacio aéreo norteamericano hacia el país caribeño.

Durante un momento, once aviones estuvieron circulando sobre Haití sin poder aterrizar. Las autoridades locales están administrando el tráfico aéreo para que puedan aterrizar los vuelos con ayuda civil y militar, que albergan en sus bodegas equipos de purificación de agua y medicinas, por lo que gozan de prioridad para tomar tierra.

La FAA, asimismo, ha activado un centro de gestión de emergencias para coordinar el tráfico aéreo estadounidense hacia la isla. Funcionarios de ese país han indicado que el aeródromo de la capital está saturado y que las operaciones en terreno no podían descargar o mover los suministros a zonas aledañas lo suficientemente rápido para dar más espacio a nuevos aviones. El servicio comercial, asimismo, ha sido suspendido.


Haití necesita alimentos no perecederos, bolsas de plástico para meter los cadáveres y material sanitario para los heridos, ha indicado la embajadora en Madrid del país caribeño, Yolette Azor Charles. En presencia del titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, la diplomática reconoció el shock que ha supuesto el terremoto. Tras agradecer la ayuda, hizo un llamamiento para que ésta no cese con el paso del tiempo y siga durante la reconstrucción del país. "Haití saldrá adelante", pero que eso se producirá dentro de "10 o 12 años".

La diplomática también propuso el envío de expertos que puedan solucionar el sistema de comunicación, que quedó devastado por el seísmo. La embajadora agradeció la ayuda internacional que "está llegando poco a poco", en especial la "rápida" respuesta del Gobierno español y la "tan espontánea" que ha tenido la sociedad española. Además, destacó que España ha hecho y sigue haciendo "lo máximo posible" para sacar con vida a mucha gente.

Más noticias de Internacional