Público
Público

Ahed Tamimi, tras salir de prisión: "Puede que otras personas hubieran matado al soldado israelí que yo solo abofeteé"

La joven palestina que golpeó a dos soldados israelíes asegura que no ha hecho nada de lo que se tenga que arrepentir y que, tras su paso por la cárcel, ha decidido estudiar derecho para que todo el mundo vea, en su opinión, las atrocidades que lleva a cabo Israel con Palestina.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

Tamimi posa en su habitación después de salir de la cárcel por abofetear a dos soldados israelíes que antes habían entrado en su casa y desfigurado la cara a su primo | Foto: REUTERS

Ahed Tamimi ha salido hace unos días de la prisión israelí en la que entró por abofetear a dos soldados que se encontraban en el patio de la casa familiar, exigiéndoles así que se marcharan. Tenía 16 años cuando lo hizo, en diciembre de 2017, y no duda en aceptar lo que ha supuesto su paso por la cárcel: “Claro que mi vida ha cambiado enormemente, he cambiado mucho en prisión. Me he hecho más cuidadosa, más consciente. La prisión me ha hecho madurar. En un día, haces cien años”, relata a la agencia AFP.

Junto a ella también fue liberada Nariman, su madre, con la que regresó a su aldea natal de Nabi Saleh, situada en Cisjordania. Allí el recibimiento fue por todo lo alto, lo que les hizo ver que se habían convertido en un claro estandarte de la lucha palestina. Aun así, Tamimi ya era conocida por sus enfrentamientos y oposición a ataques y detenciones perpetradas por soldados israelíes.

Después de los ocho meses de prisión, Tamimi afirma rotundamente que volvería a hacer lo mismo. Además, comenta que estar este tiempo encerrada le ha ayudado a decidirse por estudiar derecho, para poder seguir su lucha y dar a conocer al mundo la ocupación israelí ysus consecuencias para con el pueblo de Palestina.

La joven relata lo que piensa de los hechos: “No he hecho nada de lo que me pueda arrepentir”, pero tampoco pierde la oportunidad de recordar qué fue lo que le motivó a actuar de la forma en que lo hizo. Las dos bofetadas tuvieron lugar en la misma jornada en la cual los soldados israelíes habían desfigurado la cara de su primo Mohamed Tamimi, de apenas 15 años, cuando impactó una bala de goma en su cabeza.

Tamimi se reencuentra con su familia después de su paso por una prisión israelí | Foto: REUTERS

La joven se explica: “Fue una reacción normal frente a un soldado que había entrado en mi casa y que estaba disparando a gente de mi pueblo”, tal y como recoge la agencia internacional. De hecho, el vídeo en el que se puede ver la escena, se aprecia cómo los militares no se mueven lo más mínimo ante los golpes que les propinan tanto Tamimi como una prima suya.

Por parte de Israel justificaron el allanamiento como una acción para intentar impedir que los palestinos tiraran piedras a los vehículos de algunos colonos israelíes que se encontraban en un asentamiento cercano. A ello se suma que esta actuación se produjo tras reconocer Estados Unidos a Jerusalén como capital de Israel, lo que hizo que los ánimos estuvieran algo encendidos. Pensando en lo sucedido, Tamimi reflexiona y acepta que "puede que otras personas habrían matado al soldado israelí que yo solo abofeteé", concluye.

En cuanto a lo que la lucha contra el sionismo significa, Tamimi lo tiene claro: “Soy suficientemente madura y soy consciente de la causa. Sé cuáles son las consecuencias cuando se elige este camino. No soy una niña”, relata a AFP. Del mismo modo, ha pedido que no cese toda la solidaridad que ha percibido por parte de la comunidad internacional y que sigan teniendo lugar las muestras de fraternidad para todos los otros presos políticos, haciendo especial mención a los menores.

La joven palestina se fotografía con sus amigas después de ocho meses sin poderlas ver | Foto: REUTERS

Cuestionada sobre qué les diría a los ocupantes de Israel que la consideran como si fuera una terrorista, la joven activista contesta que desearía que se pusieran en su lugar. Además, apela hacia los valores más nobles para “que ellos se vuelvan un poco hacia su humanidad para poder comprender la realidad", señala.

Asimismo, la joven Tamimi, erigida como estandarte del movimiento de defensa palestino, no se olvida de clamar por sus compañeras aún privadas de libertad únicamente por luchar contra un estado que, en su opinión, les invade. “Mi felicidad no está completa porque tengo hermanas que permanecen en prisión”, resumió.