Público
Público

Se ahonda la división en las filas del régimen sirio

Unos 200 militantes del partido Baaz dimiten por la represión de la protesta

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Más de 200 dirigentes y militantes locales del partido Baaz, que gobierna Siria desde 1963, dimitieron en las ciudades de Derá y Baniyas, en una acción que muestra el descontento de algunos de los cuadros más leales al presidente Bashar al Asad con la manera en la que el régimen está conduciendo la represión de las protestas. En Derá, donde hay una fuerte presencia militar, dimitieron colectivamente unos dos centenares de militantes del Baaz que están en desacuerdo con la violencia con que se ha tratado a los manifestantes. La semana pasada ya dimitieron dos diputados de Derá en el Parlamento de Damasco.

"A la vista de la posición negativa de la dirección del Partido Árabe Socialista Baaz con respecto a los acontecimientos en Siria y Derá, y tras la muerte de cientos de personas y miles de heridos a manos de las distintas fuerzas de seguridad, presentamos nuestra dimisión colectiva", decía el comunicado firmado por funcionarios del partido en Derá.

Esta ciudad está tomada por fuertes contingentes de la Cuarta División Mecanizada, que manda un hermano del presidente, y desde hace varios días carece de luz, agua y teléfono. Además, los residentes no están autorizados a entrar o salir en la ciudad y no se les permite abandonar sus domicilios. Como tampoco pueden enterrar a nadie, algunos cadáveres se conservan en camiones frigoríficos.

El grupo de derechos humanos sirio Sawasia estima que más de 500 personas han muerto desde que se iniciaron las revueltas el 18 de marzo, aunque este dato no se ha podido confirmar de manera independiente porque Siria no permite que trabajen en el país periodistas extranjeros.

A las dimisiones de Derá deben añadirse las de otros 30 funcionarios del Baaz en Baniyas, que también ha visto la represión violenta de varias manifestaciones.

Ayer se colgó en YouTube un vídeo que muestra a media docena de soldados sirios heridos y postrados en el suelo de una vivienda, aparentemente en Derá, mientras un grupo de civiles trata de atenderles. La veracidad del vídeo no ha sido contrastada, pero los activistas sostienen que los soldados han sido heridos por otros soldados por haberse negado a disparar contra los manifestantes. Según los activistas, el goteo de soldados muertos y heridos que anuncian las autoridades correspondería a militares que no han querido abrir fuego contra los civiles y han sido ejecutados.

Por su parte, las autoridades libanesas indicaron que cientos de sirios, en su mayoría mujeres y niños, del fronterizo pueblo de Tel Kalajcruzaron la frontera libanesa después de que se registraran choques armados en la zona. De hecho, ayer se informó de que hubo protestas en varias localidades y para hoy se esperan protestas más intensas, como ha venido ocurriendo durante los últimos viernes después de la oración del mediodía en las mezquitas.

 

Más noticias de Internacional