Público
Público

Alexa Polémica en Reino Unido porque Alexa ejerce de médico en la sanidad pública

El servicio de salud británico y Amazon han alcanzado un acuerdo para que el asistente de voz de la compañía asesore a los pacientes cuando padezcan alguna dolencia. Varias organizaciones ya han alertado del uso que la compañía pueda hacer de la información confidencial de los pacientes.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Alexa, asistente virtual./REUTERS

Al principio se hace raro preguntarle a un aparato, por eso el primer contacto con Alexa suele empezar tímidamente con preguntas sencillas del tipo "Alexa ¿qué tiempo va a hacer mañana?" o "Alexa, ¿a qué hora empieza la película?".

Pero, como en toda relación, según se va cogiendo confianza los temas de conversación van evolucionando hasta llegar a tocar aspectos más concretos o incluso personales, como la salud. Cualquiera que tenga uno de estos dispositivos en casa sabe que a Alexa se le puede preguntar, por ejemplo, por los síntomas de una dolencia cualquiera y un posible tratamiento; eso sí, teniendo claro que su respuesta va a estar basada en los comentarios de otros usuarios que encuentre por internet.

Así era también en Reino Unido hasta ahora que el gobierno ha llegado a un acuerdo con Amazon para que su asistente virtual se conecte directamente a la web del servicio nacional de salud (NHS) y aporte respuestas precisas y verificadas a preguntas como: "Alexa, ¿cómo puedo tratar la migraña?" o "Alexa, ¿cuáles son los síntomas de la gripe?".

El ejecutivo británico sostiene que con ello busca aportar una atención precisa y rápida a los pacientes

El ejecutivo británico sostiene que con ello busca aportar una atención precisa y rápida a los pacientes, "especialmente a los ancianos, a los ciegos y a aquellos que no pueden acceder a Internet a través de los medios tradicionales". Pero también, como ha asegurado el Secretario de Estado de Sanidad, Matt Hancock, así se reduce "la presión sobre nuestros médicos y farmacéuticos que trabajan tan duro".

Lo dice él que, como aseguraba hace un año el diario The Times, cuando todavía era Secretario de Estado para Asuntos Digitales, Cultura, Medios y Deportes- entonces confesó que no tenía una Alexa en casa y que no la tendría nunca porque "hay una humanidad esencial que debemos preservar". Es más, llegó a sostener que "como sociedad y como individuos no hemos llegado a un acuerdo en cuanto a la forma en la que usamos esta tecnología para lograr una mejora".

Entre los profesionales de la salud ya ha habido reacciones a esta alianza entre el NHS y Amazon y algunas son muy críticas. La presidenta del Royal College of GP’s -los médicos de atención primaria del servicio de salud británico-, Helen Stokes-Lampardm ha asegurado, según ese mismo diario, que es "vital" que se realicen investigaciones independientes para garantizar que los consejos que reciban los pacientes sean seguros.

Entre los profesionales de la salud ya ha habido reacciones a esta alianza entre el NHS y Amazon

Pero no sólo desde el punto de vista estrictamente sanitario se cuestionan las implicaciones de este acuerdo. Los hay que se preguntan bajo qué condiciones se ha permitido a Amazon acceder a esta información -supuestamente de forma gratuita -y reclaman que de la misma manera se establezcan las "medidas adecuadas para garantizar la máxima protección de los datos personales de los pacientes", en palabras de Rachel Power, de la Asociación de Pacientes de Reino Unido.

No olvidemos que hace sólo unos meses se desveló que los trabajadores de Amazon almacenaban y escuchaban las conversaciones que los usuarios mantenían con Alexa. De ahí que desde la asociación de defensa de los derechos civiles Big Brother Watch, su directora Silkie Carlo asegure a Público que "alentar al público a que proporcione sus datos privados de salud a uno de los consumidores de datos corporativos más agresivos es una equivocación". Silkie denuncia que Amazon "explota nuestros datos para obtener ganancias" y teme que ahora ocurra eso mismo con información tan delicada y confidencial como nuestro historial sanitario.

Phil Booth, coordinador de la plataforma medConfidential cree que hay demasiadas lagunas en el anuncio hecho por el ejecutivo británico y que un acuerdo como éste podría incluso ser susceptible de una legislación específica, teniendo en cuenta que la información de la que dispone el NHS podría considerarse "el conjunto de datos más valioso del planeta".