Público
Público

Los altos cargos del Frente Polisario debaten si reiniciar la guerra con Marruecos

El partido que lidera el movimiento de liberación saharaui congrega a sus altos mandos para debatir una cuestión que ha estado muy presente desde hace varios años: fortalecer el Ejército para recuperar la guerra contra el reino de Mohamed VI o no desesperar y continuar con la vía diplomática.

Escolta del Frente Polisario vigila una zona del Sáhara Occidental. JOSE CARMONA

El Frente Polisario, movimiento de liberación al frente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), arranca este jueves en la localidad de Tifariti su XV Congreso Nacional para definir los principales pasos hasta su histórico objetivo: el reconocimiento internacional como República y el fin de las hostilidades con Marruecos.

En un evento que reúne a los más altos cargos del partido y del Gobierno saharaui, el Frente Polisario decidirá en torno a tres cuestiones que se antojan clave: la recuperación de la lucha armada mediante un refortalecimiento del Ejército, demostrar que el movimiento tiene vida más allá de la generación que luchó en la guerra contra Marruecos y la creación de instituciones orgánicas para la transparencia democrática.

El movimiento saharaui pretende reivindicarse y superar del estancamiento en el que se encuentra el proceso de paz y autodeterminación desde el alto el fuego firmado con Marruecos en 1991. Además, que la sede de la reunión sea Tifariti tiene una enorme carga simbólica para ellos: fue un territorio reconquistado durante la guerra con Marruecos y está a unos 65 kilómetros del muro que separa ambas naciones.

El principal debate del XV Congreso Polisario girará en torno a si centrar o no los esfuerzos de la nación en reforzar el Ejército. Magullado y disminuido desde el armisticio, una sección del Frente Polisario considera imprescindible recuperar espíritu de lucha para volver a los focos de la actualidad internacional. La propuesta tendría como destino final reiniciar el enfrentamiento militar, aunque descartan precipitarse en los plazos para evitar derramamientos de sangre en lo que a día de hoy sería una lucha desigual.

Relevo generacional

La lucha por la liberación del pueblo saharaui está cada vez más relegada a planos secundarios. El Frente Polisario reconoce esa problemática y percibe una desmovilización entre sus nuevas generaciones. La organización detecta una quiebra generacional con aquellos que no han conocido ni recuerdan la lucha armada con Marruecos debido al alto al fuego pactado con Marruecos en base al plan de arreglo de la ONU y la Unión Africana. Por ello, uno de los objetivos del Congreso es el de comenzar un proceso de integración de la juventud que les ubique en puestos de mando y responsabilidad.

El pueblo saharaui ha duplicado su población desde 1991, pero gran parte de la juventud tiene como único objetivo la migración hacia Europa como vía de escape. La República, liderada por Brahim Gail, de 73 años, quiere que los jóvenes revaliden la lucha y no muera con ellos. El exilio agota y la inacción frustra. En este brete se encuentra un pueblo que, sabedor de que África es territorio de paciencia y olvido, se debate entre recargar los fusiles o morir en el desierto.