Público
Público

Annan anuncia que el alto el fuego llegará a Siria antes del 10 de abril

Mientras el régimen de Asad acepta el pacto con la ONU continúa bombardeando las ciudades rebeles. Muchos no se fían de sus intenciones

REUTERS

Por fin parece que el conflicto en Siria podría llegar a una solución pactada entre el régimen y la oposición. Según explicó el lunes el propio Kofi Annan, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, tras largas negociaciones ha logrado arrancar del régimen de Asad el compromiso para aplicar un plan de paz, que incluye un alto el fuego, para el 10 de abril como fecha límite.

Sin embargo, al Asad ya ha hecho promesas de paz antes y nunca han llegado a hacerse realidad. De hecho, durante las últimas jornadas han continuado los bombardeos sobre diversas ciudades, lo que ha hecho que una parte de la comunidad internacional se muestre escéptica ante los anuncias del régimen.

Por su parte, Annan, como prueba de que esta vez podría ir en serio, explicó que "ha recibido una carta del ministro de Exteriores sirio en la que dice que los militares sirios se retirarán inmediatamente y que para el 10 de abril habrán completado" ese repliegue, explicó al término de esa reunión a puerta cerrada la presidenta de turno del Consejo y embajadora de EEUU, Susan Rice.

Anne también pide a la oposición que ponga fin a las hostilidades"Annan ha dicho que está a la espera de más detalles por parte del Gobierno sirio en lo relativo a otros aspectos del plan de paz, incluyendo el acceso humanitario, el cese de hostilidades por dos horas cada día, así como el acceso de los medios de comunicación y también sobre el proceso político", dijo Rice.

Durante su informe al Consejo, el exsecretario general de la ONU señaló que, además de pedir a Damasco que ese alto el fuego sea efectivo a partir de este martes, ha instado a la oposición a que también ponga fin de inmediato a sus operaciones.

La presidenta del Consejo agregó que todos los miembros del máximo órgano de decisiones de la ONU "han dado su apoyo a Kofi Annan", aunque también indicó que algunos de ellos expresaron "escepticismo" respecto a la "buena fe" de Damasco y "preocupación porque Siria no use los próximos días para intensificar la violencia".

En su presentación por videoconferencia desde Ginebra, Annan explicó al Consejo que Siria propuso el domingo ese plazo para la puesta en marcha de su plan de paz y que éste debería de comenzar de inmediato.

Ese plan de paz consta de seis puntos y busca, entre otros, un cese de las hostilidades bajo supervisión de la ONU, la puesta en libertad de los detenidos en las protestas antigubernamentales y permitir el envío de ayuda humanitaria, pero no alude a cambios en el régimen, señalando que es decisión del pueblo sirio mantener o no al presidente Bachar al Asad en el poder.

Pese al nuevo compromiso de Asad con Annan y su plan de paz, el ejército del régimen prosiguió los bombardeos de focos opositores del centro y el sur del país, causando al menos otras 47 muertes, según las fuerzas de la oposición. Además también se encontraron 75 cadáveres sin identificar en la cámara frigorífica del Hospital Nacional de la ciudad de Homs.

Según datos de la ONU, desde el inicio de las protestas en Siria a mediados de marzo de 2011, más de 9.000 personas han perdido la vida, más de 200.000 se han desplazado a otras zonas dentro del país y 30.000 se han refugiado en los países cercanos, especialmente Turquía.

La ONU prepara una eventual misión de supervisión para vigilar el cumplimiento del plan de paz

"Seamos realistas, hemos visto muchas promesas hechas y rotas (por parte de las autoridades sirias). Para Estados Unidos, las pruebas están en la acción y no en las palabras, así que no hay más remedio que ser escéptico", afirmó Rice en declaraciones a la prensa.

Annan señaló también al Consejo que miembros de su equipo y del Departmento de Operaciones de Paz de la ONU viajarán a Siria esta semana para continuar los preparativos de una eventual misión de supervisión del organismo internacional para vigilar el cumplimiento del plan de paz y que, según fuentes diplomáticas, constaría de entre 200 y 250 observadors.

A ese respecto la presidenta de turno del Consejo precisó que "de manera general, los miembros del Consejo expresaron su voluntad de considerar el plan de Annan sobre una misión de observación si se cumple el cese de la violencia".

Más noticias de Internacional