Público
Público

Annan reprende al régimen sirio: "La violencia continúa"

A pesar de que el Gobierno había informado de la retirada de tropas en las ciudades rebeldes, se han producido 27 muertes este jueves

EFE

El enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, ha enviado un mensaje claro al Gobierno de Damasco, tras las nuevas denuncias de asesinatos por parte de las fuerzas de seguridad.

Annan, mediante videoconferencia desde Ginebra, ha señalado a la Asamblea que el Gobierno sirio le había informado de que sus tropas "se habían retirado ya de las ciudades rebeldes de Idleb (norte), Zabadani (afueras de Damasco) y Deraa (sur)", pero "la violencia continúa".

"Si Siria cumple el plazo del 12 de abril tal como se comprometió (para la plena implementación del plan de paz), todo tipo de violencia tiene que parar a las seis de la mañana hora local de Damasco", ha dicho en su comparecencia ante la Asamblea General de la ONU, al tiempo que ha subrayado que "se necesita más acción".

Según los opositores Comités de Coordinación Local, hoy se han producido al menos 27 muertes, entre ellas tres de menores, y de ellos catorce ocurrieron en la provincia central de Homs, siete en Idleb, tres en Hama (centro) y tres en Duma, en la periferia de la capital.

"La violencia claramente continúa, hay alarmantes niveles de bajas y de otros abusos que se conocen a diario", ha señalado el exsecretario general de la ONU, insistiendo en que "hay que silenciar a los tanques, los helicóteros, los disparos de mortero, las armas y todo tipo de violencia, incluyendo la tortura, las ejecuciones, los abusos sexuales, los secuestros y otras formas de abusos" de los derechos humanos.

El Gobierno del presidente Bachar al Asad se comprometió el pasado 25 de marzo a cumplir los puntos que contiene el plan de paz de Annan y el pasado domingo le comunicó que lo haría antes del 10 de abril. El plan de paz exige a todas las partes el inmediato fin de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos, así como asegurar el acceso de personal humanitario al país, facilitar la transición política siria hacia la democracia, el inicio del diálogo político o permitir el acceso de la prensa, entre otros.

El emisario especial de la ONU y la Liga Árabe ha señalado también que el Gobierno sirio le ha comunicado que "en algunas semanas" empezará a tomar medidas que no especificó de cara a la liberación de los presos políticos detenidos durante las protestas. Según datos de la ONU, desde el inicio de las protestas en Siria a mediados de marzo de 2011, más de 9.000 personas han perdido la vida, más de 200.000 se han desplazado a otras zonas dentro del país y 30.000 se han refugiado en los países cercanos, especialmente Turquía.

En ese sentido, Annan se ha referido a que "hay un millón de personas en Siria, incluyendo a los refugiados, que necesitan de ayuda humanitaria urgente". Antes de la intervención de Annan, el Consejo de Seguridad -mediante una declaración presidencial- ha conminado a Siria a cumplir "con urgencia y visibilidad" su compromiso de poner en marcha el plan de paz aceptado.