Público
Público

La apertura financiera, el embargo y las remesas, a debate en La Habana

La isla celebra estos días la primera Conferencia Internacional de Remesas y Servicios Financieros (IMTC). Desde este lunes se puede sacar dinero en efectivo de los cajeros de Cuba con una tarjeta MasterCard, gracias al acuerdo con el banco Stongbank. 

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7

La manager del Stonegate Bank, Tania Fernández, responde a preguntas de periodistas este lunes.

LA HABANA (CUBA).- Comienza en La Habana la Conferencia Internacional de Remesas y Servicios Financieros (IMTC). Es la primera que se realiza en Cuba y se produce por el interés internacional en conocer cuáles son las puertas que se abren con el cambio de política de Washington. El tema es tan complejo que la tarjeta de crédito MasterCard entregada por el Stongbank de la Florida para usar en Cuba debe activarse antes del viaje y desactivarse cuando se regresa a suelo estadounidense.

Según la representante de esa entidad bancaria, Tania Fernández, en menos de un mes han entregado 500 MasterCard. Estas pueden usarse para pagar en tiendas, hoteles, empresas de alquiler de automóviles o restaurantes. Se trata de unos 10 mil puntos de venta. Desde este lunes esa tarjeta también sirve para sacar efectivo de los cajeros.

Por otra parte, el Banco Popular de Puerto Rico ha solicitado y recibido el visto bueno del Banco Central de Cuba para operar con tarjetas de crédito, incluyendo el retiro de efectivo de los cajeros automáticos, que empezó a funcionar este lunes 27 de junio. Sin embargo, la representante del Stongbank, confirmó que no hay otros bancos estadounidenses interesados en entrar en Cuba debido al enorme papeleo que se debe hacer para cualquier transacción y a que están esperando a ver qué ocurre con su entidad, a la cual definió como una especie de pionera.

El organizador del evento, Hugo Cuevas-Mohr, aseguró que La Casa Blanca y el Departamento de Estado están tratando de hacer avanzar la apertura financiera con la isla pero chocan con una fuerte oposición del Congreso, por lo que algunas empresas, compañías financieras y bancos prefieren esperar hasta que el panorama futuro se aclare un poco más.

Las remesas, entre globos y secretos

La Vicepresidenta del Banco Central de Cuba, Irma Martínez, se negó a revelar a la prensa el monto de las remesas que llegan a la isla cada año, ni siquiera quiso dar un aproximado. Así el gobierno sigue dejando el tema sujeto a la especulación de los investigadores, los cuales presentan cifras con miles de millones de dólares de diferencia.

El tema de las remesas tiene un alto contenido político, los especialistas ligados al anticastrismo tratan de situarlas muy por encima, entre los 3.400 millones y los 5.000 millones de dólares, para dar la imagen de que la economía se sostiene con el dinero de los emigrados. Por su parte, el gobierno cubano se niega a dar las cifras para no evidenciar el peso que estos ingresos tienen en la economía nacional.

Según el directivo del IMTC, Hugo Cuevas-Mohr, la realidad parece más cercana a los datos manejados por el especialista Francisco Orozco y CELAP, organismo económico de la ONU. Sus especulaciones rondan los 2.000 millones de dólares, aunque no pueden ser muy precisas debido a que gran parte de las remesas no pasan por entidades bancarias sino por los bolsillos de “mulas” que viajan cada semana entre Cuba y los EEUU.

Cuevas-Mohr, especialista y consultor, considera que los cambios que se producen en la economía de la isla tienden a hacer crecer la cifra de las remesas porque ya los emigrados no solo envían para la manutención familiar sino para pagar las tarjetas de teléfonos móviles, para comprarse una casa o montar un negocio familiar.

La apertura de la economía al sector privado ha producido un tipo de remesa indirecta y a veces imposible de contabilizar. En La Habana hay peluquerías o restaurantes, por ejemplo, en los que se puede pagar en Miami los servicios que se prestan dentro de la isla. Con esos dólares los autónomos compran los productos que no hay en Cuba, desde tintes hasta condimentos.

Para la macroeconomía es una cifra importante aunque no vital dado que representa menos que el turismo y una cuarta parte de los que aportan los 50 mil cooperantes cubanos que trabajan en misiones en otros países. Sin embargo, para la economía familiar es importantísimo porque reciben remesas más del 50% de los hogares y estas son en ocasiones las que permiten llegar a fin de mes.