Público
Público

Aplazan la elección del nuevo presidente libanés

La falta de consenso entre la mayoría prooccidental y la minoría prosirira prevaleció ayer en el Parlamento libanés, que aplazó la elección del sucesor de Emile Lahoud, el actual jefe de Estado, hasta el 23 d

PUBLICO/AGENCIAS

La falta de consenso entre la mayoría prooccidental y la minoría prosirira prevaleció ayer en la sesión del Parlamento libanés en la que se debía elegir al presidente del país. Como se esperaba, la elección del sucesor de Emile Lahoud, el actual jefe de Estado, se pospuso hasta el 23 de octubre. Esta falta de acuerdo no ha sorprendido, dada la crisis institutional que vive Líbano desde hace meses y la profunda división en el Parlamento entre quienes son favorables a la influencia siria y los sectores prooccidentales que acusan a Damasco del aumento de violencia de los últimos meses.

Muchos diputados de la oposición, liderada por el general cristiano Michel Aún y por el grupo chií Hizbolá, ni siquiera acudieron a la Cámara y los que lo hicieron no entraron en el hemiciclo. Tras la fallida sesión, el vicepresidente de la Asamblea, Farid Makari, explicó que no se había reunido el quórum de dos tercios de la cámara (82 diputados) que era necesario. La mayoría antisiria cuenta ahora con tan sólo 68 escaños. Los miembros de esta mayoría, en la que se apoya el Gobierno de Fuad Siniora, sí acudieron a votar, aunque rodeados de grandes medidas de seguridad.

Antes de las nueve de la mañana, los parlamentarios habían empezado a llegar a la Asamblea en convoyes separados por unos quince minutos de intervalo. Los diputados se desplazaron en vehículos escoltados desde un anexo del hotel Fenicia, que muchos de ellos han elegido como domicilio temporal por temor a ser asesinados.

Escaños vacíos
No serían los primeros. Hace justo una semana, el diputado cristiano Antoine Ghanem murió en un atentado con coche bomba en Beirut.
Sus compañeros en la coalición antisiria conocida como Fuerzas del 14 de Marzo quisieron rendir un homenaje a Ghanem y a los otros diputados asesinados, y llevaron sus fotos al Parlamento, que colocaron en los escaños vacíos.

También portaban una gran pancarta con los retratos de Rafiq Hariri, Basel Fleijan, Yibrán Tueni, Pierre Gemayel, Walid Eido y Antoine Ghanem, todos ellos asesinados en atentados con coches bomba desde febrero de 2005.Ésta no era la única pancarta; en otra, se podían leer lemas como "Hemos venido por nuestra propia voluntad y ustedes (la oposición) están ausentes no por la suya propia (en velada alusión a Siria). Hay que votar para elegir un nuevo presidente".

La mayoría antisiria pretende que se elija al presidente por mayoría absoluta, mientras que la oposición insiste en que haya quórum de dos terceras partes de la cámara, para poder así ejercer su derecho a veto sobre un posible candidato antisirio. Ésta es la primera vez que el Parlamento libanés elige a un presidente desde que Siria retiró sus tropas de este país en abril de 2005. Fue la movilización popular contra el asesinato de Hariri, unida a la presión internacional la que forzó la retirada siria .