Público
Público
Únete a nosotros

Apuñalamientos en Reino Unido ¿Por qué Reino Unido sufre una "epidemia de apuñalamientos"?

Ya son 27 personas las que han muerto apuñaladas en 2019 en el país. Once eran adolescentes y la mitad de las muertes han ocurrido en Londres. El año pasado murieron 285. A pesar de las críticas, Theresa May niega que los recortes presupuestarios tengan ninguna relación con lo que se ha denominado una “epidemia” y supone una emergencia nacional.

Publicidad
Media: 4.22
Votos: 9

Imagen de un apuñalamiento en Reino Unido. REUTERS

El informe confirmó que Jaden Moodie, de 14 años, murió en apenas 30 segundos. El martes 8 de enero estaba montando en un ciclomotor cerca de la casa de su abuela, en Londres, cuando un Mercedes negro lo derribó. Inmediatamente después tres hombres se bajaron del coche y lo apuñalaron ocho veces. Aunque 2019 estaba recién estrenado, Jaden pasó a ocupar el cuarto lugar en la lista de víctimas mortales por cuchillo en Reino Unido este año.

Ayub Hassan tenía 17 años cuando el jueves lo encontraron en medio de un charco de sangre con varias puñaladas en el pecho. Ocurrió en plena calle de South Kensington, un barrio bien del oeste de Londres. Aunque sus vecinos salieron corriendo con toallas para intentar detener la hemorragia, Ayub murió en el hospital. No habían pasado ni dos meses desde la muerte de Jaden, pero en esa misma lista Ayub ya ocupa el puesto número 27.

Entre la muerte de uno y otro están también las de Kamali Gabbidon-Lynck (19 años), al que atacó una pandilla en bicicleta armada con navajas y una espada samurai en Londres; Hazrat Umar (18), apuñalado en Birmingham de camino al gimnasio; Aliny Mendes (39) atacada mientras llevaba a uno de sus hijos al colegio en Surrey; el español David Martínez (26 años), acuchillado en su casa de Londres; o Jodie Chesney (17 años) a la que dos hombres apuñalaron en un parque mientras estaba con sus amigos, también en Londres. Así hasta alcanzar la cifra de 27 víctimas mortales por cuchillo en lo que llevamos de 2019. Un incremento del 30% desde 2011.

Emergencia nacional

Lo que los medios comenzaron a denominar “epidemia” y ya es oficialmente una “emergencia nacional” viene a confirmar que no se está actuando adecuadamente a pesar de tener las cifras sobre la mesa.

Entre marzo de 2017 y marzo de 2018 hubo 285 asesinatos por apuñalamientos 

Porque los datos señalan que el número de apuñalamientos mortales en Inglaterra y Gales el año pasado fue el más alto desde que en 1946 comenzaron los registros: entre marzo de 2017 y marzo de 2018 hubo 285 asesinatos por cuchillo u otros objetos afilados.

El 35% de ellos ocurrieron en Londres. Las 132 víctimas de la capital convirtieron ésta en la causa de muerte más alta de la última década en la ciudad, exceptuando el terrorismo.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, lleva meses sosteniendo que éstas son sólo "algunas de las consecuencias de los recortes masivos del gobierno en los últimos nueve años”. Sara Thornton, la máxima responsable del Consejo de Jefes de Policía Nacional también reclama más fondos porque, dice, "no tenemos suficientes oficiales”.

El número de policías se redujo de 144.353 en 2009 a 122.404 en 2018

Las estadísticas del Ministerio del Interior lo confirman: el número de policías se redujo de los 144.353 en 2009 a 122.404 en marzo de 2018. Incluso su responsable, el Ministro Sajid Javid, que esta semana ha pedido que los crímenes con cuchillo sean tratados "como una enfermedad”, ha asegurado ante la Cámara de los Comunes que la policía necesita recursos para hacer frente a la violencia.

Pero Theresa May -que el brexit ya nos ha enseñado que puede ser tozuda hasta límites insospechados- insiste en que “no hay una relación directa” entre el número de policías y los apuñalamientos. Para ella no es una cuestión de recursos sino que "lo que importa es cómo garantizar que la Policía está respondiendo a estos actos criminales cuando ocurren y que las personas comparezcan ante la justicia”. Que Theresa May llegue a contradecir a su Ministerio del Interior tiene una razón: limpiar su imagen, porque el problema viene de atrás, de cuando ella ocupaba esa cartera -entre 2010 y 2016- y tomó las decisiones que llevaron a que el número de oficiales de policía en Inglaterra y Gales disminuyera en 21.364 personas. 

Pero la evidencia es tal que el Ministro de Defensa, Gavin Williamson se ha apresurado a asegurar que las fuerzas armadas del Reino Unido están "preparadas" para intervenir si fuera necesario.

¿Por qué hay tantas víctimas adolescentes?

De las 27 víctimas mortales de 2019 hasta la fecha, 11 eran adolescentes (entre 13 y 19 años). La Oficina de Estadísticas Nacionales sostiene que en 2018 las víctimas por cuchillo de entre 16 y 24 años se incrementaron en un 45% con respecto al año anterior y en un 93% respecto a los últimos cinco años. Y en una escala similar ha aumentado el número de sospechosos y acusados dentro de ese margen de edad. Por el asesinato de Jaden Moodie la policía detuvo a una chaval de 18 años y por el de Ayub Hassan, a otro de 15.

Según los expertos, además del policial hay otro recorte presupuestario responsable de esta “epidemia”: la partida destinada a actividades de ocio para niños y jóvenes en lugares seguros. Eso habría provocado que muchos pasen más tiempo en la calle, donde los riesgos son mayores.

El profesor de Justicia Juvenil en la Universidad de Bedfordshire Tim Bateman, aseguraba en The Guardian que al final un cosa acaba llevando la otra: “Los estudios muestran constantemente que los jóvenes portan armas cuando sienten que necesitan protegerse. Esto crea un círculo vicioso en el que las percepciones de seguridad están influenciadas por la medida en que los niños sienten que sus compañeros están armados: cuando algunos jóvenes comienzan a llevar cuchillos, es más probable que otros lo hagan también”.

De hecho, según la Encuesta sobre el Crimen en Inglaterra y Gales, el 6,2% de los niños de 10 a 15 años dijeron que conocían a alguien que llevaba un cuchillo y el 0,3% reconocieron que ellos mismos llevaban uno.

Y sin embargo, la medida que el Ministro del Interior ha decidido llevar al parlamento para su aprobación va dirigida a permitir a los agentes actuar contra esos menores y que a partir de 12 años puedan ser condenados a penas de hasta dos años de cárcel. Algo que, como infinidad de asociaciones han denunciado y el propio Secretario de Estado de Justicia, David Gauke advierte hoy en The Times, lo único que conseguiría sería criminalizar a los niños.