Público
Público

Arabia Saudí Turquía dice tener grabaciones del asesinato del periodista saudí Khashoggi, mientras Riad acepta colaborar en la investigación

Al mismo tiempo, crece el clamor internacional por las sospechosas circunstancias de la desaparcición del periodista del Washington Post, muy crítico con el régimen de Arabia Saudí.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Amigos y compañeros de Jamal Khashoggi piden que se aclare su desaparición. REUTERS/Murad Sezer

El Gobierno turco le ha dicho a funcionarios de EEUU que dispone de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, ha revelado el Washington Post. Por otro lado, Riad expresó su apoyo al anuncio de Turquía de establecer un equipo conjunto de trabajo para esclarecer las circunstancias de la desaparición del periodista.

En las grabaciones se muestra que Kashoggi, columnista del Washington Post crítico con el Gobierno saudí, fue detenido en el consulado por un equipo de seguridad, que después le mató y desmembró su cuerpo, dice el diario, que cita como fuentes a funcionarios turcos y estadounidenses.

Khashoggi desapareció el pasado día 2, tras entrar en el consulado saudí para recoger unos documentos oficiales necesarios para su boda con su novia turca.
El diario, en su página web, destaca que en particular la grabación de audio "proporciona algunas de las pruebas más persuasivas y espantosas de que el equipo saudí es responsable de la muerte de Khashoggi".

"La grabación de voz desde el interior de la embajada expone lo que le sucedió a Jamal después de su entrada", dijo una fuente conocedora de la grabación y que no quiso revelar su identidad dada la naturaleza "extremadamente sensible" de la información de Inteligencia. Según esa fuente, "se puede escuchar cómo fue interrogado, torturado y luego asesinado".

Certeza de su asesinato

La semana pasada, amigos de Khashoggi aseguraron tener la certeza de que el periodista fue asesinado en el consulado, e incluso de que su cadáver fue troceado y sacado en maletas, pero el Gobierno turco no ha comentado oficialmente esas acusaciones y Riad las niega.

Además, la comunidad internacional comienza a hacer gestos de protesta, aún tñimidos. Según informa El País, y tras la petición oficial de explicaciones por parte de Reino Unido y Francia, varios representantes de grandes grupos informativos, empresas financieras y compañías tecnológicas de alcance global se han retirado de una importante conferencia, en Riad dentro de diez días, la Future Investment Initiative, todo un escaparate para el país.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró ayer reticente a sancionar a Arabia Saudí por la desaparición de Khashoggi y dijo que "no sería aceptable" suspender la venta de armas al reino, cercano aliado de Washington. Trump pronosticó que habrá "respuestas antes de lo que la gente cree" sobre lo que le ocurrió al periodista.

Los senadores estadounidenses Bob Corker y Robert Menéndez, republicano y demócrata, respectivamente, enviaron este miércoles una carta a Trump en la que le pedían imponer sanciones a cualquier funcionario saudí implicado en la desaparición o muerte de Khashoggi.

Riad vende su colaboración

Por otro lado, desde Riad, Arabia Saudí expresó su apoyo al anuncio de Turquía de establecer un equipo conjunto de trabajo para esclarecer el caso. "Es un paso positivo", indicó una fuente oficial saudí, bajo el anonimato, a la agencia estatal SPA, que además subrayó "la confianza para que un equipo conjunto de trabajo lleve a cabo en la mayor medida posible las tareas que se les han confiado".

La fuente destacó también "el interés del reino en la seguridad de sus ciudadanos dondequiera que estén", sin dar más detalles sobre la investigación.

Una delegación de Arabia Saudí llegó a Turquía para coordinar con las autoridades turcas la investigación sobre el paradero de Khashoggi. La delegación saudí se entrevistará con el equipo turco durante el fin de semana, indicó la agencia turca Anadolu.

La prensa turca ha difundido numerosas imágenes de un equipo saudí que llegó a Estambul el martes en dos aviones privados, horas antes de que desapareciera Khashoggi, y abandonó el país ese mismo día, lo que ha disparado rumores sobre la posibilidad de que el periodista fuera secuestrado o incluso asesinado.

Khashoggi, antiguamente cercano a la monarquía saudí, se distanció de ella el verano pasado, cuando el actual príncipe heredero, Mohamed bin Salman, ascendió a posiciones de poder.