Público
Público

Asalto al Capitolio Los demócratas lanzarán el 'impeachment' contra Trump para sancionarlo incluso fuera de la Casa Blanca

El grupo demócrata asume que este juicio político exprés no podrá concluir antes del 20 de enero, cuando Biden tomará posesión, pero piensa incluso terminarlo después para emitir una sanción contra Trump ya como expresidente.

6/01/2021. El presidente de EEUU, Donald Trump, gesticula mientras habla durante la manifestación para impugnar la ratificación de Biden. - Reuters
El presidente de EEUU, Donald Trump, gesticula mientras habla durante la manifestación para impugnar la ratificación de Biden. Jim Bourg / Reuters

Los demócratas de la Cámara de los Representantes plantean lanzar el juicio político contra el presidente Donald Trump el lunes para que se pueda votar en la Cámara Baja el escrito con los cargos de acusación a mitad de semana. El partido de Joe Biden y Nancy Pelosi asume que el proceso completo de este impeachment exprés no podrá concluir antes del 20 de enero, cuando Biden asumirá las riendas del país, pero alegan que sería una forma de que el actual presidente no se vaya de rositas tras el asalto al Congreso, e incluso confían en poder sancionar a Trump en diferido una vez sea expresidente para dejar esa mancha en su expediente y deshacer sus intenciones de presentarse a una futura reelección.

La presidenta demócrata de la Cámara de los Representantes, Nancy Pelosi, ya amenazó el jueves con iniciar el impeachment si el vicepresidente Mike Pence no invocaba la enmienda 25 para destituir a Donald Trump con celeridad. Pence no ha dado ninguna señal de querer hacerlo y ayer a las 12.00 horas los demócratas se reunieron en la cámara baja para fijar la estrategia a seguir. Fuentes del partido aseguraron a la Agencia AP que el proceso se lanzaría el lunes, de manera que el documento con los cargos podría votarse por la Cámara a mediados de semana.

El documento con el juicio político para destituir a Donald Trump por alentar el asalto al Congreso el miércoles se empezó a redactar ese mismo día, horas después del suceso, que se ha saldado hasta ahora con cinco muertos, decenas de detenidos y multitud de despachos expoliados.

La congresista por Minesota, Ilhan Omar, aseguró a las 16.38 horas de ese día que se había puesto manos a la obra. "Estoy redactando los artículos del impeachment. Donald J. Trump debería ser revocado por la Cámara de los Representantes y destituido por el Senado. No podemos permitirle permanecer en su puesto, se trata de preservar nuestra República y necesitamos cumplir con nuestro juramento", tuiteó.

Los demócratas quieren acusar a Trump de al menos dos cargos: incitar a la revuelta y sedición. Sería el segundo impeachment que enfrentaría Trump en el plazo de un año. El anterior fue anunciado por Pelosi en septiembre de 2019, la Cámara Baja votó en diciembre, tras la instrucción y las audiencias, el escrito de acusación con los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, y el caso pasó al Senado, cámara de mayoría republicana que exculpó a Trump hace 11 meses, en febrero de 2020.

Este nuevo juicio político a Trump ha sido rechazado de momento por los líderes republicanos principales, entre ellos el líder de la minoría republicana en la Cámara de los Representantes, Kevin McCarthy. Éste dejó claro en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter que la violencia en el asalto al Congreso fue "inaceptable y antidemocrática" y que el presidente tiene "una gran responsabilidad".

Además, McCarthy añadió que el país "no solo está dividido, está hondamente herido" y con retos como "la pandemia del coronavirus, con los negocios y los trabajadores sometidos a una presión sin precedentes y con la amenaza de países como Rusia, China e Irán, revocar al presidente solo 12 días antes [del fin de su mandato] solo dividirá más a nuestro país".

"Quiero que [Trump] dimita, lo quiero fuera. Ha causado suficiente daño"

A pesar de todo, dos senadores de ese partido se lanzaron a apoyar abiertamente el proceso. La primera, la frecuente crítica de Trump, Lisa Murkowski, senadora por Alaska, quien según informa el medio de ese estadoAnchorage Daily News, dijo: "Quiero que [Trump] dimita, lo quiero fuera. Ha causado suficiente daño". Junto a ella, el senador por Nebraska, Ben Sasse, aseguró a la cadena CBS: "Si hay un acuerdo de la Cámara de los Representantes y se inicia el proceso, definitivamente consideraré apoyarlo cualesquiera sean los artículos con los cargos que quieran promover".

El eterno detractor de Trump esta legislatura, el senador por Utah, Mitt Romney, no se pronunció ayer sobre esto, pero el miércoles en el Congreso fue durísimo contra Trump y lo responsabilizó de lo ocurrido. Romney además fue el único senador de ese partido que votó a favor de expulsar al presidente en el juicio político de febrero de 2020.

Una sanción en diferido

El juicio político, por exprés que se plantee, no dará tiempo a terminarlo en apenas diez días, puesto que Joe Biden tomará posesión de su cargo como 46º presidente de Estados Unidos el 20 de enero. Además, el Senado seguirá hasta esa fecha en manos republicanas y el líder de este partido en la cámara alta, Mitch McConnell, no ha dado señales sino de que bloqueará el proceso. Pero los demócratas aseguran tener un plan alternativo que implicaría sancionar a Trump en diferido.

Así lo expuso el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de los Representantes, Adam Schiff. Éste explicó, según la CNN, que si el juicio político no puede concluir antes del 20 de enero, por falta de tiempo o porque McConnell no permita que el caso llegue al Senado, a partir de ese día, cuando los demócratas tomarán el control de esa cámara, ellos podrían darle curso aunque para ese momento Trump será ya expresidente.

Según alegó Schiff, sancionar al presidente en diferido no solo sería constitucional, sino que serviría para dejar esa mancha en su expediente presidencial y lo prevendría de intentar presentarse en el futuro a una reelección.

Por otra parte, los demócratas barajaron otra fórmula para expulsar a Trump, si bien es menos probable que suceda porque necesitarían de la colaboración del vicepresidente Mike Pence. Con todo, Pence en ella no tendría el papel promotor de la misma, como sí en el caso de que invoque la ya famosa sección cuarta de la enmienda 25, cuya activación depende exclusivamente de él.

La opción en cuestión la explicó el congresista Jamie Raskin. Se trata de que el Congreso cree una comisión sobre la destitución de Trump y que la mayoría de sus miembros vote a favor de ella. En este supuesto, el vicepresidente Mike Pence solo tendría que validarla para derrocar a su actual jefe. Raskin admitió a la CNN que era improbable sacar adelante esta opción con el escaso tiempo que resta para el fin del mandato pero aseguró que en la reunión que tuvieron ayer los demócratas en el Congreso abordaron de qué manera podría aprobarse la ley para crear dicha comisión.

Más noticias de Internacional