Público
Público

Un asesinato cada tres minutos en las Américas

En 2010 hubo 130.000 muertes violentas en la región, según la OEA

PÚBLICO

Cada tres minutos una persona fue asesinada en el continente americano el año pasado. En total, 130.000 perdieron la vida en acto de violencia, informó ayer la Organización de Estados Americanos (OEA). Otro dato que facilitó esta entidad: dos tercios de los secuestros en todo el mundo ocurren en las Américas.

Así lo dio a conocer el secretario de Seguridad Multidimensional de la OEA, Adam Blackwell, durante el VIII Foro Hemisférico de la Sociedad Civil, evento que se centró en hallar soluciones continentales a un problema que, según este funcionario, "mata en nuestra región a más gente que el sida o cualquier otra epidemia conocida, y destroza más hogares que cualquier crisis económica que hayamos sufrido".

La mayoría de los países americanos tienen democracias débiles, y son el crimen y la violencia dos lastres que impiden su consolidación, coincidieron los embajadores que se dieron cita en la sede de la OEA en Washington.

"La falta de seguridad no sólo afecta directamente a la integridad física, la tranquilidad y el patrimonio de las personas, sino que constituye también una amenaza a la estabilidad, al fortalecimiento democrático, al estado de derecho y al desarrollo de todos los países de las Américas", remató Blackwell.

En esa línea, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Santiago Canton dijo que en las Américas hay una tendencia a recurrir a la "mano dura" y, más allá de ser una solución, medidas de este tipo sólo se centran en aspectos represivos que agudizan el problema y ponen en riesgo el respeto a los derechos humanos en el continente americano.

Por su parte, el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Víctor Rico, recalcó las tendencias que se evidencian en las encuestas nacionales y regionales en las que se ha identificado que el tema de la inseguridad y la delincuencia pasó a ser "el principal problema de laregión, por encima incluso del desempleo".

La inseguridad pública reflejada en los 130.000 asesinatos también atenta contra la cultura democrática en América, agregó Rico.

La violencia, sostuvo el diplomático, abre "las puertas a posturas autoritarias, al desconocimiento de los mecanismos institucionales y a la emergencia de frentes políticos que basan su discurso y apoyo popular en la mano dura o el populismo punitivo", sentenció.

Más noticias de Internacional