Público
Público

El asesino de Denver, un neurocientífico calculador y "solitario"

Para la madre de James Holmes, la matanza no fue una sorpresa. "Tenéis a la persona adecuada", declaró a la cadena americana ABC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se hacía llamar 'The Joker', como el villano de la película que se estrenaba el día en que ocurrió la tragedia. Llevaba el pelo teñido de rojo y su cuerpo enfundado en material antibalas. Se mezcló entre la gente -algunos también iban disfrazados como los personajes del film- hasta el punto de que algunos creyeron que el tiroteo formaba parte del espectáculo. Había comprado 6.000 balas por Internet, poseía armamento 'sofisticado' y tenía un temporizador con el que pretendía activar la música a todo volumen de su apartamento con el fin de atraer a la policía a su 'trampa explosiva'. James Holmes, el único detenido por el asesinato de 12 personas el pasado jueves en Denver (Colorado-EE.UU.), lo tenía todo calculado.

El presunto asesino, de 24 años, fue criado en un barrio de clase media de San Diego. Tiene un título en Neurociencias por la Universidad de California, en Riverside, y estaba cursando un posgrado en Colorado.  Según el diario local Denver Post, sus compañeros lo definían como una persona 'reservada' y 'solitaria'. No obstante, pocos datos de su pasado han salido a la luz para sugerir que fuese capaz de realizar un acto tan violento, informa Reuters.

Holmes fue descrito por sus conocidos como brillante pero, en el momento del tiroteo, estaba en proceso para abandonar sus estudios, según la universidad. Billy Kromka, un estudiante de Premedicina que trabajó con Holmes en un laboratorio de investigación en neurociencia el año pasado, dijo que se sorprendió cuando vio la foto del presunto pistolero.

'Básicamente, era socialmente torpe pero no en un grado para justificar un asesinato en masa o cualquier atrocidad de esta magnitud', aseguró Kromka a Reuters en una entrevista. 'No vi que exhibiese ningún comportamiento que indicara que era capaz de una atrocidad de esta magnitud', añadió. Para Kromka, de 19 años, lo único extraño en Holmes era su obsesión por los videojuegos, una diversión por la que, en ocasiones, descuidaba su trabajo en el laboratorio que compartían ambos estudiantes.

Sin embargo, la madre del sospechoso no se extrañó cuando conoció la notica. Según la cadena americana ABC, la mujer aseguró a los periodistas -que corrigieron una información que consideraban apresurada- que no se habían equivocado. 'Tenéis a la persona adecuada', les espetó. 'Necesito hablar con la policía y volar a Colorado', concluyó.

La matanza conmocionó a Aurora y a buena parte del país norteamericano, trayendo recuerdos de la masacre de 1999 en el instituto Columbine en Littleton, a 27 kilómetros de la ciudad, donde dos estudiantes abrieron fuego y mataron a 12 compañeros y dos profesores.

Más noticias de Internacional