Público
Público

Assange confía en la resolución de su petición de asilo a Ecuador

El fundador de Wikileaks ignora una citación policial y permanecerá refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Julian Assange seguirá refugiado en la embajada de Ecuador en Londres. La portavoz de su equipo de defensa ha anunciado que el fundador de Wikileaks no se entregará a la policía y permanecerá en la legación, en la que lleva desde el pasado 19 de junio, mientras se procesa su petición de asilo político.

Scotland Yard le había citado para que compareciera hoy mismo en una comisaría. Su portavoz, Susan Benn, puntualizó, en una declaración leída a la prensa junto a la sede diplomática, ha puntualizado que la decisión de ignorar la citación policial no debe tomarse como una 'falta de respeto'. 'Los asuntos que afronta Assange son serios. Su vida y su libertad y la vida y la libertad de su organización y de los que están asociados a ella están en juego', explicó Benn.

Han sido los propios abogados quienes aconsejaron a Assange de no comparecer ante la policía puesto que, en virtud del derecho internacional, la petición de asilo político prevalece sobre la de extradición.. La portavoz agregó que hay temor a que las autoridades de EEUU soliciten en algún momento la entrega de Assange a ese país por diversos cargos, incluido el de espionaje. Benn también se refirió al caso del militar estadounidense Bradley Manning, quien supuestamente ayudó a filtrar información que llegó a manos de Wikileaks y está actualmente detenido en EEUU.

Mientras siga refugiado en la embajada ecuatoriana, Assange está bajo protección diplomática y la policía no puede detenerle. El australiano buscó asilo después de haber agotado en el Reino Unido las vías legales para evitar su entrega a Suecia, donde se le quiere interrogar por supuestos abusos sexuales a dos mujeres en 2010. Estaba previsto que fuese extraditado en los primeros días de julio.

El propio Assange adelantó anoche a la BBC su intención de no responder a la citación de la policía. También denunció que se encontraba en una situación 'escandalosa' y explicó que quería obtener garantías de que Estados Unidos no presentará cargos en su contra. Afirmó que el trato que ha recibido hasta ahora de los empleados de la embajada ecuatoriana ha sido 'cálido y generoso'.

El pasado 30 de mayo, el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial británica, autorizó la extradición de Assange del Reino Unido a Suecia. El australiano cree que el proceso judicial es parte de una operación políticamente motivada para silenciarle, tras el escándalo por las revelaciones de Wikileaks. De momento, se mantiene a la espera de saber si el Gobierno ecuatoriano le concede el asilo. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha asegurado que analizará de forma 'muy responsable y seriamente la solicitud' y dará la correspondiente respuesta.