Público
Público

El atentado de Moscú deja en entredicho la seguridad rusa

Las autoridades conocían la preparación de un ataque "inminente" a un aeropuerto. Medvedev exige dimisiones en el ministerio del Interior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El atentado perpetrado este lunes en el aeropuerto Domodedovo de Moscú pudo ser cometido por dos terroristas, un hombre y una mujer, que contaron con la colaboración de al menos otras tres personas, según indican las investigaciones preliminares adelantadas por las fuerzas de seguridad rusas. Asimismo, la bomba utilizada posiblemente estalló antes de tiempo.

'La explosión ocurrió en el momento en que la supuesta mujer terrorista abrió un maletín', indicaron fuentes de seguridad a la agencia estatal rusa de noticias, RIA Novosti. 'La terrorista estaba acompañada por un hombre que murió decapitado por la explosión', precisaron.

Las mismas fuentes indicaron que los terroristas probablemente tenían la intención de depositar el artefacto explosivo en una sala y abandonar el lugar para detonar la bomba a distancia. Asimismo, otros datos operativos en poder de las fuerzas de seguridad dan a entender que los terroristas contaron con un colaborador que les esperaba en una zona de aparcamiento cercana al aeropuerto.

El atentado se produjo este lunes a las 16.32, hora local (14.32, hora peninsular) en una de las salas de la zona de llegada de los vuelos internacionales e internos del aeropuerto Domodedovo. Según los datos preliminares, el artefacto con esquirlas tenía una potencia equivalente a más de cinco kilogramos de trilita.

Las autoridades rusas estaban al tanto de que se estaba planeando un atentado suicida inminente, según el Daily Telegraph, que cita a la agencia RIA Novosti. Estas informaciones aseguran que una semana antes del atentado, 'los servicios especiales habían recibido información de que un acto de terrorismo tendría lugar en un aeropuerto de Moscú'. 

'Los agentes estaban buscando a tres sospechosos', aseguran fuentes de la seguridad rusa. De hecho, la web Lifenews.ru afirma que las autoridades conocían el lugar en donde iba a ocurrir el macabro suceso. 

'Quienes opongan resistencia, serán eliminados en el acto'

El presidente ruso, Dimitri Medvédev, ha ordenado, durante una reunión con los altos cargos del Servicio Federal de Seguridad (FSB), que los responsables de seguridad del sector del transporte rindan cuentas por las 'caóticas' medidas de control del aeropuerto, que facilitaron el atentado. Durante el encuentro, el mandatario instó a 'descubrir y someter al juicio' a los autores intelectuales del atentado en Domodedovo, así como a 'destruir las madrigueras de esos bandidos'. 'Quienes opongan resistencia, serán eliminados en el acto', advirtió, citado por la agencia estatal de noticias, RIA Novosti.

Asimismo, Medvédev ha admitido que hubo fallos en la seguridad del aeropuerto. 'Lo que ocurrió demuestra que se infringieron de forma evidente las normas de seguridad. No es tan sencillo introducir (en un aeropuerto) tal cantidad de explosivos'. Por eso Medvédev ha exigido al ministro del Interior 'que proponga dimisiones u otra clase de medidas para los responsables de la seguridad en el transporte', declaró en la reunión con la plana mayor del Servicio Federal de Seguridad (antiguo KGB).

También el portavoz oficial del Comité Nacional Antiterrorista, Nikolái Sintsov, ha declarado que 'las medidas de seguridad en Domodédovo eran insuficientes, de lo contrario no habría ocurrido nada'. 'Faltaban detectores de metales y allí donde los había, algunos no funcionaban. El acceso al recinto del aeropuerto de hecho era libre y cualquiera podía introducir un bolso evitando el control', añadió.

La cifra de hospitalizados ha ascendido a 110, de los que 43 están en estado grave, según informa el Ministerio de Sanidad de Rusia. 'De las personas hospitalizadas, cuatro se encuentran en estado muy grave, 39 están graves, 56 de mediana consideración y 11 evoluconan satisfactoriamente', precisa el comunicado oficial, citado por la agencia Interfax.

Muchos de los heridos fueron ingresados con heridas de metralla, ya que el artefacto explosivo llevaba piezas metálicas paralizadoras. Entre los heridos, hospitalizados en diversos centros, hay ocho extranjeros, indicó el Departamento de Sanidad de la capital rusa, informó el canal Rossía 24.

Según el Ministerio de Situaciones de Emergencia, la cifra de heridos, entre hospitalizados y personas que recibieron atención ambulatoria, asciende a 180. Un portavoz de esa misma cartera indicó que hasta las 7.00 hora local (05.00, hora peninsular) de las 35 víctimas mortales quedan nueve por identificar.