Público
Público

Aumenta el número de muertos en Siria entre la población civil

Human Rights Watch denuncia la reanudación de ataques a pesar del alto el fuego que sigue vigente. Al menos 89 personas han muerto desde el pasado viernes.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Varias personas sacan a heridos entre los escombros de un edificio derruido en Alepo por el lanzamiento de un misil. - REUTERS

BEIRUT.- El número de civiles muertos ha aumentado en Siria en los últimos días con la reanudación de los ataques, especialmente en la provincia de Alepo, en el norte del país, pese a que está en vigor un alto el fuego, ha denunciado este miércoles Human Rights Watch (HRW).

La organización recordó en un comunicado que desde el pasado 22 de abril al menos 89 personas han fallecido en ataques "aparentemente ilegales" por parte del Gobierno y de grupos armados en el extrarradio de la ciudad de Alepo. La ONG lamentó que, pese a este incremento de las víctimas mortales, los líderes occidentales reunidos en Hannover (Alemania) hace dos días perdieron la oportunidad de centrarse en la necesidad de proteger a los civiles en Siria.

Además, los combates se han intensificado en la última semana en el territorio sirio, mientras las negociaciones en Ginebra entre las partes contendientes daban un tropiezo. La nota explica que la delegación opositora en la ciudad suiza aplazó su participación en las conversaciones para protestar por la escalada de violencia en Siria, donde sigue vigente desde el 27 de febrero un cese de las hostilidades.

HRW afirmó que ha recibido informaciones de ataques que causaron muertos en los que no parece que hubiera ningún objetivo militar. "Con la cifra de muertos civiles aumentando y cientos de miles huyendo del país, las potencias necesitan centrarse en la protección de los civiles en todas las partes de Siria", consideró el subdirector de HRW en Oriente Medio, Nadim Houry. El responsable de la organización sugirió que el Consejo de Seguridad adopte medidas para salvaguardar las vidas de los ciudadanos sirios e impedir que las partes en conflicto cometan abusos.

Más noticias de Internacional