Público
Público

Dos avalanchas de tierra causan al menos 28 muertos en Perú

Las fuertes lluvias destruyen 120 viviendas, dejan 5o heridos y 20 desaparecidos, según informó Defensa Civil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos avalanchas de lodo y piedras arrasaron dos remotas localidades en una zona andina de Perú, causando al menos 28 muertos, según el balance de Defensa Civil.

La cifra de víctimas podría elevarse ya que se ha informado de más de 20 desaparecidos debido a las avalanchas, causadas por las fuertes lluvias caídas en la zona.

El primer alud se registró la noche del jueves y el segundo horas después, el viernes, en la provincia de Ambo, en la región Huánuco, al este de Lima, informó el jefe de la región de Defensa Civil, Hipólito Cruchaga, a la agencia estatal Andina.

Asimismo, precisó que los damnificados podrían ascender a 600 y hay unas 120 viviendas destruidas por el lodo y piedras. El temporal dejó además al menos 50 heridos, agregó.

La secretaría de Prensa del Gobierno, a través de su cuenta Twitter , dijo que el presidente Alan García se reunió con el primer ministro Javiér Velásquez para analizar la situación de los damnificados y disponer el rescate de las víctimas. García y Velásquez viajarán el sábado a la zona de desastre, informó.

Las lluvias se han agudizado en los últimos dos meses debido al fenómeno climático de 'El Niño', que según expertos durará hasta el comienzo del verano de 2010. El fenómeno de El Niño es un anormal calentamiento de las aguas en la parte ecuatorial del Océano Pacífico, que perturba con lluvias y sequías los patrones climáticos globales.

A principios de marzo, al menos 15 personas murieron por inundaciones o desbordes de ríos en el sureste de Perú, debido a fuertes lluvias, frecuentes en los Andes peruanos durante el período de verano en la costa del Pacífico.

En febrero, miles de turistas quedaron atrapados durante algunos días en una localidad cercana a la ciudadela inca Machu Picchu, ubicada en Cusco, debido al corte de la principal vía de la zona bloqueada por las fuertes precipitaciones.