Público
Público

Ban Ki Moon pide al Consejo 3.500 efectivos más para Haití

Reclama 1.500 policías y 2.000 soldados más para resolver los problemas de fluidez en el reparto de ayudas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido al Consejo de Seguridad el despliegue de 3.500 efectivos más en Haití, en el marco de la Misión de Estabilización (MINUSTAH) que Naciones Unidas tiene en el país. Ban quiere que con este envío se garantice la llegada de ayuda a las víctimas del desastre lo antes posible. 

El despliegue consistiría en 1.500 policías y 2.000 soldados para reforzar el MINUSTAH, que ahora cuenta con 9.000 efectivos sobre el terreno. Ban considera que hay dos retos por superar tras la catástrofe: resolver los problemas de fluidez en el reparto y la distribución de ayuda, y la coordinación del esfuerzo de asistencia

También aprovechó su comparecencia para explicar que la MINUSTAH y otros actores que participan en las operaciones de asistencia han acordado una división clara de responsabilidades a la hora de garantizar la seguridad y el apoyo humanitario. Aún así, Ban considera que para todos estos retos hacen falta más efectivos. 

El secretario general comentó sus impresiones al ser testigo de imágenes 'desgarradoras' durante su visita del domingo a Puerto Príncipe, muy dañada tras el seísmo del pasado martes. Ban afirmó que lo que necesitan los haitianos es 'ver que hoy es mejor que ayer', después del desastre. 

Por otro lado, el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, informó que son 46 los miembros del personal del organismo internacional que murieron en el seísmo. Entre los fallecidos están el representante especial de Ban para Haití, Hédi Annabi; el 'número dos' de éste, Luiz Carlos da Costa; y el comisario de Policía en funciones, el canadiense Doug Coates.

El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití, llegó hoy al aeropuerto de Puerto Príncipe, donde tiene previsto reunirse con el presidente René Preval, y seguir de cerca las tareas humanitarias.

Además de su papel como enviado de la ONU, el ex presidente, a quien acompaña su hija Chelsea, impulsa un fondo de recaudación para los damnificados junto al también ex mandatario George W. Bush.