Público
Público

Berlusconi recibió a treinta prostitutas de lujo en su casa

La Justicia da la razón al fotógrafo de Villa Certosa por las fotos de 2007

SANDRA BUXADERAS

Nuevos reveses en el ámbito de la justicia se acumulan encima de la mesa del primer ministro italiano Silvio Berlusconi. El tribunal de Bari investiga la presencia de hasta 30 prostitutas de lujo en su palacio romano, Palazzo Grazioli, y en su mansión sarda, Villa Certosa, lo que dejaría en una mera rutina la famosa noche que pasó con la acompañante Patrizia d'Addario. Las profesionales del sexo, entre ellas d'Addario, se las trajo presuntamente el empresario Gianpaolo Tarantini a cambio de favores políticos.

Tarantini se encargó de conseguir mujeres para 18 fiestas en la residencia del primer ministro entre septiembre de 2008 y enero de 2009. Le llevó en total a una treintena de mujeres, algunas de las cuales trabajaban en televisión pero no desdeñaban una noche de sexo a cambio de dinero. Según difundió este miércoles el periódico conservador Il Corriere della Sera, Tarantini les pagaba 1.000 euros por noche consumada en el lecho del primer ministro, y a las que no se acostaban con él les pagaba los gastos de desplazamiento.

El mismo Tarantini asegura que no explicó al Cavaliere que las mujeres cobraran: 'Quise conocer al presidente (del Consejo de Ministros) y a tal fin me expuse a notables gastos para intimar con él, sabiendo de su interés por el género femenino', ha declarado. Al final, parece que pidió un premio, pues Berlusconi pudo haberle conseguido una entrevista con un alto cargo de su Gobierno, Guido Bertolaso, jefe de Protección Civil, con quién el empresario quería hacer negocios. Sin embargo, según Tarantini, al final no consiguió nada.

Tarantini proporcionó mujeres también para el vicepresidente de la región de Apulia, Sandro Frisullo, del Partido Demócrata, a quién envió a una mujer que ya había pasado por la cama de Berlusconi, Terry de Nicolò. Por ese encuentro le pagó la mitad que por la noche con el primer ministro, eso sí. El empresario también llegó a pagar una cena del Partido Demócrata.

Otro revés para Berlusconi es que la Justicia de Cerdeña acaba de dar una primera victoria al fotógrafo que ha destapado el desinhibido estilo de vida del Cavaliere en su mansión sarda, Villa Certosa. El tribunal no ve delito en unas fotos que realizó en 2007 con varias mujeres en las rodillas del Cavaliere. Y este miércoles los fiscales de las localidades de Monza y Terni abrieron una investigación para saber si el periódico del hermano de Berlusconi, Il Giornale, cometió delito al hurgar en los expedientes judiciales del dimitido director del periódico de los obispos, Avvenire.

Por si fuera poco, la Asociación Nacional de la Magistratura recriminó a Berlusconi que criticara a la Justicia por cumplir con su deber de juzgar las masacres mafiosas de la década pasada. Algunos arrepentidos han sugerido que el ahora primer ministro pudo haber tenido contactos con los hermanos Graviano, de la Cosa Nostra y presuntos autores de algunos de los asesinatos, como publicó el mismo periódico Libero, afín a Berlusconi.

 

 

Más noticias de Internacional