Público
Público

Bolivia La Fiscalía de Bolivia admite la denuncia contra dos ministros por la compra de material antidisturbios

El fiscal precisó que la denuncia se enmarca entre otros en "incumplimiento de deberes" y "contratos lesivos al Estado". Además el Gobierno golpista ha anunciado el cierre de la región de Cochabamba, bastión del Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales, a causa de la pandemia de la covid-19.

Luis Fernando López, ministro interino de Defensa de Bolivia, jura a su cargo durante su acto de posesión el 10 de marzo de 2020, en La Paz (Bolivia). / EFE
Luis Fernando López, ministro interino de Defensa de Bolivia, jura a su cargo durante su acto de posesión el 10 de marzo de 2020, en La Paz (Bolivia). / EFE

Público/agencias

La Fiscalía de Bolivia aceptó este lunes una denuncia contra los ministros interinos de Defensa e Interior del Gobierno golpista, Luis Fernando López y Arturo Murillo, respectivamente, por el supuesto sobreprecio de casi dos millones de dólares en la compra de material antidisturbios, a partir de publicaciones periodísticas rechazadas como falsas por los acusados.

En declaraciones a los medios, el fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, dijo que la denuncia se ha admitido y ya se tiene un fiscal especializado encargado de "conformar el día de hoy una comisión" y comenzar con la investigación. Cossío precisó que la denuncia se enmarca en los tipos penales de "incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y otros", por lo que habrán unos veinte días para realizar las primeras indagaciones al caso.

La denuncia formal la presentaron varios parlamentarios del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, a la cabeza de los diputados Franklin Flores, Sonia Brito y Édgar Montaño, a partir de la denuncia periodística del canal de televisión Gigavisión

La información advirtió de un supuesto sobreprecio de cerca de dos millones de dólares en una compra el pasado noviembre de material como gases lacrimógenos y pelotas de goma, a través de un intermediario en Estados Unidos en vez de directamente del representante de una empresa en Bolivia.

Uno de los ministerios ha acusado al medio de "hostigamiento" y "acoso"

Tras la publicación, uno de los ministerios señalados explicó en un comunicado que no descansaría hasta lograr la rectificación del medio, en tanto que esas expresiones fueron asumidas como "hostigamiento" y "acoso" del Gobierno golpita, contrarias a derechos fundamentales como la libertad de información, por parte de entidades como la Misión en Bolivia de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La semana pasada también se pronunció el ministro de Defensa, asegurando que la acusación corresponde a información errada y que el modelo de las granadas adquiridas tiene características y un peso mayor a la que refiere la denuncia del medio. Quien se defendió en sus redes sociales asegurando que ya ha presentado "las pruebas para esclarecer las denuncias infundadas sobre la compra de elementos para la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico." 

Aquel lote se adquirió con el objetivo de enfrentar al terrorismo y el narcotráfico durante las jornadas de crisis política y social que afrontó Bolivia en noviembre pasado, según fuentes oficiales.

El caso de esta compra para el Ejército y la Policía bolivianos se suma a otro que se investiga por también supuesto sobreprecio en la adquisición en España de respiradores para pacientes críticos por coronavirus, que derivó en el encarcelamiento de un exministro de Salud.

Cierre por covid-19 de Cochabamba

El Gobierno interino de Bolivia ha anunciado este domingo el cierre de la región del trópico de Cochabamba, bastión del Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales ubicado en el centro del país, debido al aumento de casos y de víctimas mortales a causa de la pandemia de la covid-19.

La Policía y las Fuerzas Armadas controlarán el acceso y la salida de la región

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, ha señalado que se trata de "restricciones de locomoción y circulación más que un encapsulamiento". La Policía y las Fuerzas Arnadas serán las encargadas de controlar los puntos de acceso y salida a la región y evitar así que la población pueda desplazarse a otras zonas de Cochabamba o a Santa Cruz, el departamento más afectado por la pandemia.

La Policía fue un actor clave en la última fase del golpe de Estado, al igual que las Fuerzas Armadas, que hasta el último momento no se pronunció, cuando salieron a pedir la renuncia del presidente Evo Morales.

Santamaría ha comunicado que el alcalde del municipio de Entre Ríos, Aurelio Rojas, ha sido ingresado en un centro de salud de Cochabamba y le ha acusado de ser "uno de los principales agitadores e instigadores" de negar la pandemia. "Quienes más han rechazado esta enfermedad, son los que viven en carne propia esta enfermedad", ha remarcado Santamaría.

Así, Rojas es uno de los 110 casos positivos que se han registrado en el municipio de Entre Ríos, según ha precisado el periódico boliviano Página Siete, de acuerdo con los datos del Servicio Departamental de Salud.

Más noticias de Internacional