Público
Público

Lula vuelve a la presidencia de Brasil tras ganar las elecciones a Bolsonaro

El candidato izquierdista se ha situado a la cabeza del conteo cuando este rozaba el 70%, tal y como pronosticaban los sondeos.

El expresidente y candidato presidencial de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Bernardo do Campo, a las afueras de Sao Paulo, Brasil, el 30 de octubre de 2022.
El expresidente y candidato presidencial de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Bernardo do Campo, a las afueras de Sao Paulo, Brasil, el 30 de octubre de 2022. Amanda Perobelli / REUTERS

Lula ha ganado las elecciones de Brasil al superar al candidato ultraderechista Jair Bolsonaro en casi dos puntos. El candidato izquierdista se ha situado a la cabeza del conteo cuando este rozaba el 70%, tal y como pronosticaban los sondeos.

Un total de 156,5 millones de electores fueron llamados este domingo a las urnas para elegir, además del presidente, a 12 de los 27 gobernadores que fueron a segunda ronda tras no haber obtenido más del 50% de los votos en la primera vuelta de las elecciones, celebrada el pasado 2 de octubre. En esa primera vuelta, Lula da Silva fue el más votado, con el 48,4% de los sufragios, mientras que Bolsonaro obtuvo el 43,2% de los votos.

Entonces, las encuestas acertaron al predecir el resultado del candidato del Partido de los Trabajadores (PT), pero erraron el tiro al pronosticar cómo le iría a Bolsonaro. No supieron detectar el verdadero respaldo popular del mandatario. Nadie imaginaba que el excapitán obtendría ese gran caudal de votos (dos millones más de sufragios que hace cuatro años).

Se trata de unas elecciones que no han puesto sobre el tapete la clásica disputa entre izquierda y derecha, entre un proyecto más social y un neoliberalismo descarnado. Van mucho más allá. Lo que se jugaba Brasil era elegir un candidato demócrata (con todos sus defectos y virtudes) y un explícito apologista de la dictadura.

Durante la jornada electoral, el Partido de los Trabajadores de Lula ha denunciado que la Policía Federal de Carreteras ha cortado carreteras para obstaculizar el tránsito de votantes lulistas. Pero el presidente del Tribunal Superior Electoral, Alexandre de Moraes, ha asegurado en una comparecencia pública que esos cortes no han impedido que la ciudadanía acuda a las urnas y ha descartado ampliar el horario de votación. 

Una campala crispada y violenta

La violencia verbal de Bolsonaro ha tenido un reflejo dramático en una de las campañas electorales más violentas que se recuerdan, con asesinatos de simpatizantes de uno y otro bando (seguidores de Lula, principalmente). Una tensión que esta semana se exacerbaba con la rocambolesca detención de un exdiputado aliado del bolsonarismo.

Al recurrente uso de las redes sociales para esparcir mentiras sobre sus rivales, Bolsonaro ha sumado en la recta de la campaña electoral un desesperado intento por ganarse el favor de los más pobres. Después de pasarse años maldiciendo las ayudas sociales con las que Lula sacó de la pobreza a más de 30 millones de personas, el mandatario ultra se sacó de la chistera hace dos meses un ambicioso plan (Auxilio Brasil) para atender a unos 20 millones de brasileños. El programa subsidia a las rentas más bajas con 600 reales al mes (114 euros) sin apenas condiciones.

Más noticias de Internacional