Público
Público

Brasil Decisiones contradictorias mantienen en vilo la privatización del saneamiento básico de Río de Janeiro

El gobernador del estado ignora una decisión de la Asamblea Legislativa para suspender la subasta de la compañía de acueducto y alcantarillado.

Fotografía tomada con dron que muestra la Planta de Tratamiento de Agua de Guandu, en Nova Iguaçu, Brasil.
Fotografía tomada con dron que muestra la Planta de Tratamiento de Agua de Guandu, en Nova Iguaçu, Brasil. André Coelho / EFE

La subasta de la compañía de acueducto y alcantarillado de Río de Janeiro, considerada la mayor privatización de saneamiento básico de Brasil, permanece en vilo un día antes de su celebración, en medio de una serie de decisiones contradictorias sucedidas a lo largo de este jueves.

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Claudio Castro, ignoró una decisión tomada horas antes por la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Alerj) para suspender la puja y decidió mantener el concurso, previsto para este viernes en la bolsa de Sao Paulo.

La decisión del gobernador fue publicada en una edición extraordinaria del Diario Oficial y deja sin efectos, al menos temporalmente, la medida adoptada por el Legislativo de Río de Janeiro.

En una votación celebrada este jueves, los diputados fluminenses condicionaron la celebración de la concesión de la Compañía Regional de Aguas y Alcantarillados (Cedae, por sus siglas en portugués) a la prórroga de un acuerdo entre el estado de Río de Janeiro y el Gobierno central para la suspensión temporal del pago de deudas federales.

No obstante, el gobernador citó diversos argumentos para mantener la subasta, entre ellos que el decreto aprobado por el Legislativo crea para el estado y para el Gobierno una "obligación que no pueden cumplir, en la medida en que no son titulares del servicio público en cuestión".

La compañía estatal es la responsable de distribuir agua y llevar saneamiento básico a 64 de los 92 municipios del estado de Río de Janeiro y su privatización supondría la mayor concesión del sector jamás ofertada en el país.

La subasta, por la que se han interesado al menos cuatro grupos, tiene previsto otorgar al sector privado la concesión por 35 años de los servicios de acueducto y alcantarillado, que llegan a unas 16 millones de personas en el estado fluminense.

Los servicios que actualmente presta la Cedae serán divididos en cuatro bloques que atenderán a 35 ciudades del estado de Río, distribuidos de manera que todos incluyan urbes con mayor rentabilidad y municipios no tan rentables. La privatización de la Cedae incluye acciones para descontaminar la bahía de Guanabara en la ciudad de Río de Janeiro, así como la cuencas del río Guandú y el complejo de lagunas de Barra de Tijuca.

Más noticias de Internacional