Público
Público

Brexit "¿Es esto el infierno, primera ministra?"

Theresa May acude a Bruselas a pedir la renegociación del Brexit después de que el Parlamento británico tumbara el primer acuerdo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

May y Juncker se saludan en Bruselas. (OLIVIER HOSLET | EFE)

La primera ministra, Theresa May, ha viajado este jueves a Bruselas para pedir a los líderes de la Unión Europea (UE) que cambien el acuerdo del Brexit que negoció el pasado mes de noviembre, y obtener así la ratificación en el Parlamento británico. May lo tendrá difícil: los dirigentes de la UE ya han dejado claro que no están muy dispuestos a cambiar las condiciones del acuerdo.

El apretón de manos ante las cámaras con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, apenas oculta la tensión en el ambiente, cuando faltan solo 50 días para la fecha oficial de la salida británica de la UE, sin que se hayan acordado medidas para mantener abiertos los flujos comerciales.

Ni May ni Juncker hizo declaraciones y un periodista les gritó mientras se retiraban: "¿Es esto el infierno, primera ministra?".

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo el miércoles que los promotores del Brexit merecían "un lugar especial en el infierno" por no contar con ningún plan para el proceso, una muestra contundente de la frustración en Bruselas que desató la ira de muchos en Reino Unido.

El Parlamento británico, que infligió al pacto de May con Bruselas la mayor derrota en la historia británica moderna, votó a favor de renegociar el acuerdo y de modificar un mecanismo que en opinión de algunos podría implicar que Irlanda del Norte —territorio británico— esté bajo las normas de la UE por tiempo indefinido.

Los líderes de la UE han dicho en repetidas ocasiones que sería imposible reemplazar este mecanismo, conocida como "salvaguarda", porque es necesario para evitar que se restablezca la frontera física —objeto de violencia sectaria antes de los acuerdos de paz de 1998— entre la República de Irlanda, país miembro de la UE, e Irlanda del Norte, territorio británico.

A menos que el Parlamento británico ratifique un acuerdo, Reino Unido va camino de abandonar la UE el 29 de marzo sin un acuerdo de transición, un escenario que, según muchas empresas, sería catastrófico para la economía. Otras opciones podrían incluir retrasar el Brexit, celebrar un nuevo referéndum o cancelar por completo el proceso.