Público
Público

La brutal muerte durante una detención de un activista crítico levanta a miles de palestinos contra Abás

Un grave incidente en el que ha muerto un activista de Hebrón que desde hace años denunciaba la corrupción del presidente Mahmud Abás y su entorno, ha sacado a miles de palestinos a la calle. La autopsia preliminar confirma que Nizar Banat recibió una fuerte paliza que le causó la muerte.

Protesta por la muerte de Nizar Banat, esta semana.
Protesta por la muerte de Nizar Banat, esta semana. Ammar Awad / Reuters

La muerte del activista Nizar Banat tras ser detenido por la policía palestina y tras ser golpeado salvajemente pone otra vez sobre el tapete la fuerte represión que el Gobierno de Mahmud Abás aplica contra los disidentes, cada vez más numerosos, que critican su forma de gestionar la situación en la Cisjordania ocupada después de más de tres lustros en el poder.

Banat se había significado desde hace años por sus comentarios y actitudes contrarias a Abás. Falleció durante su arresto por parte de las fuerzas palestinas en su domicilio de Dura, una población situada en el área de Hebrón, al sur de Cisjordania. El disidente fue brutalmente golpeado a las 3.30 horas de la madrugada del jueves y ya no se recuperó.

El incidente ha dado pie a numerosas protestas en distintos lugares de Cisjordania en las que han participado millares de palestinos que han acusado a la Autoridad Palestina, y específicamente a Abás, de "asesinar" a Banat y de crear una atmósfera de terror al servicio de Israel. Otras concentraciones tuvieron lugar en la Franja de Gaza, gobernada por Hamás.

Algunas fotografías aparecidas en las redes sociales muestran que el cuerpo de Banat, de 44 años, estaba muy amoratado debido probablemente a los golpes que recibió por parte de los 25 políticas aproximadamente que entraron en su domicilio.

En la protesta convocada el jueves en Ramala, los manifestantes corearon consignas pidiendo justicia y exigiendo la dimisión del presidente Abás. Las protestas fueron dispersadas por la policía antidisturbios mediante porras y gases lacrimógenos, impidiendo que los manifestantes se aproximaran a la residencia del presidente.

El incidente coincide con una campaña de arrestos dirigida contra activistas políticos y usuarios de las redes sociales que se inició después de que Abás suspendiera las elecciones legislativas que él mismo había convocado para el 22 de mayo, una decisión que no gustó a los críticos pero que fue inevitable dada la creciente popularidad de Hamás.

A muchos de los detenidos se les acusa de pertenecer a Hamás o de haber insultado al presidente Abás o a otros responsables de su gobierno, lo que ha creado un clima de tensión adicional en todos los territorios ocupados, donde la represión ha ido en aumento en las últimas semanas. En la última década, la policía palestina había detenido a Banat en al menos ocho ocasiones.

El gobernador de Hebrón, Jibreen al Bakri, difundió un comunicado que no aclaró las circunstancias de la muerte del disidente. Según el comunicado, la salud de Banat "se deterioró" durante su detención y lo tuvieron que trasladar a un hospital de Hebrón donde ingresó cadáver. También dijo que la orden de detención, que no se especificó, la había firmado un fiscal.

Hussein Banat, primo de Nizar Banat, denunció la muerte de este. "Las fuerzas de seguridad palestinas no vinieron a arrestarlo, sino a asesinarlo". Otro familiar explicó que la policía "voló la puerta de la casa con explosivos en un asalto muy brutal y violento", y agregó que Nizar había recibido múltiples amenazas de funcionarios palestinos a causa de su campaña contra la corrupción.

Le dijeron que lo querían vivo o muerto y en mayo unos desconocidos dispararon contra su domicilio. En los últimos meses, Banat había colgado varios vídeos en Facebook en los que acusaba a Abás y su entorno de facilitar la corrupción. En uno de los vídeos instaba a la Unión Europea a suspender la ayuda financiera a la Autoridad Palestina.

Um Kifah, la esposa de Nizar, dijo que su marido había luchado durante años contra la corrupción para mejorar la situación de los palestinos, y que no era un "ladrón" como quienes, según ella, lo han matado. "Han matado a un Nizar, pero ahora vendrán mil Nizars" que lucharán por un futuro mejor de los palestinos, dijo la viuda.

El primer ministro Mohammed Shtayyeh ha ordenado la creación de una comisión oficial que investigará lo ocurrido el jueves en Dura, si bien las organizaciones de derechos humanos palestinas e internacionales desconfían de esta medida y exigen que la investigación corra a cargo de una comisión independiente.

El funeral de Banat se celebró el viernes en una mezquita de Hebrón. Millares de palestinos de todos los territorios ocupados acudieron a la cita y gritaron las mismas consignas que en distintos puntos del mundo árabe se escucharon durante las revueltas de la llamada primavera árabe, pidiendo la marcha de Abás y la caída del régimen.

Una autopsia preliminar revela que Banat fue golpeado salvajemente por los policías y en su cuerpo se observaron diversas fracturas, dijo el jueves Samir Zaarur, un médico que tuvo acceso a la primera autopsia. El cadáver, continuó Zaarur, presentaba heridas en la cabeza, el cuello y la espalda, tenía costillas rotas y una hemorragia en los pulmones. Los resultados de la autopsia definitiva se conocerán dentro de diez días.

Más noticias de Internacional