Público
Público

Un buque y un muro para frenar la radiactividad

TEPCO construye un muro de acero para frenar las filtraciones contaminadas. Rusia ha enviado un buque para depurar el agua

EFE

La operadora de la central de Fukushima, TEPCO, ha comenzado a instalar un muro de contención de acero para evitar que se filtre más agua con material radiactivo al mar. De esta manera, la empresa intenta taponar la salida al Pacífico del reactor 2, por donde se tomaba el agua para las turbinas cuando la central funcionaba correctamente.

Por el temor que por ese conducto se filtre agua contaminada, se bloqueará con siete placas de acero y una valla de material sintético de 120 metros de ancho.

Recientemente, los operarios de TEPCO consiguieron detener una filtración de agua altamente contaminante descubierta en una fosa de la central nuclear cercana al mar. Desde entonces, los niveles de radiactividad en el océano han seguido siendo altos, aunque bajaron desde el máximo de 7,5 millones sobre el límite legal .

Rusia, China y Corea del Sur han mostrado su preocupación por las filtraciones de material radiactivo al mar , así como por el vertido programado de unas 9.000 toneladas hasta el momento de agua con baja radiactividad al Océano Pacífico.

Todo listo para que Rusia envíe un buque equipado con una planta procesadora de vertidos radiactivos líquidos a Fukushima, según ha informado su capitán, Vladímir Bobkov.

En estos momentos, la planta flotante 'Landish' se encuentra atracada en un puerto del extremo oriente ruso, por lo que no necesitaría mucho tiempo para desplazarse a Japón. Japón había pedido a Rusia un equipo para procesar los vertidos radiactivos líquidos producidos por la planta de Fukushima.

La planta 'Landish', que fue precisamente ideada en su momento con financiación nipona para poner fuera de servicio los submarinos atómicos soviéticos, puede procesar hasta 70 toneladas de residuos radiactivos líquidos por día.

El buque, cuya tripulación de medio centenar de personas está dispuesta a trabajar gratis como gesto de ayuda humanitaria, puede operar las 24 horas del día, ya que dispone de una central eléctrica con cuatro generadores y un contenedor para almacenar residuos radiactivos.

La elevada radiactividad en las aguas marinas cercanas a Fukushima ha suscitado una honda preocupación sobre la contaminación en los productos pesqueros, que se suma a la ya existente sobre algunos productos agrícolas .

Por su parte, los damnificados por el terremoto han comenzado a recibir las primeras viviendas prefabricadas, con lo que abandonarán algunos de los 2.300 que hay refugios en todo el noreste japonés

Por el momento se han construido 36 residencias temporales en una de las zonas más afectadas. No obstante, las autoridades locales creen que se necesitarán 4.000 casas más para alojar a los miles de refugiados que han pasado todo este tiempo en centros de evacuación.

El Gobierno considera destinar 50.000 millones de yenes (408 millones de euros) en un presupuesto extraordinario para contribuir a la construcción de 70.000 viviendas temporales.

Mientras tanto, continúa creciendo el número de víctimas. Ya son 12.898 muertos y 14.824 personas siguen desaparecidas, según el último recuento policial.

Aproximadamente el 83% de los cuerpos encontrados hasta el momento han sido identificados y entregados a sus familias, pese a que con el paso del tiempo estas labores se complican aún más.

Más noticias de Internacional