Público
Público

Cadena perpetua para Mubarak por la muerte de manifestantes

Los dos hijos del exdictador han sido absueltos de las imputaciones por corrupción, al igual que su padre, que sí ha sido condenado por la muerte de manifestantes durante las revueltas que pusieron fin a su mandato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El expresidente egipcio Hosni Mubarak ha sido condenado a cadena perpetua por el Tribunal Penal de El Cairo, que lo halló culpable de la muerte de manifestantes durante la revolución que llevó a su renuncia en febrero de 2011. También ha sido condenado a cadena perpetua el ex ministro del Interior Habib al Ahli por el mismo cargo, mientras que seis de sus ayudantes, con igual acusación, fueron absueltos al no haber pruebas fehacientes de su implicación, según el tribunal.

El código penal egipcio estipula que la cadena perpetua es de 25 años, de los que 20 deben cumplirse en la cárcel y cinco en libertad vigilada, siempre y cuando el condenado muestre buena conducta y no constituya un peligro para la sociedad.

Por otro lado, la corte, presidida por el juez Ahmed Refaat, absolvió a Mubarak, sus dos hijos, Alaa y Gamal, y al empresario Husein Salem, de los cargos de enriquecimiento ilícito y daños a los fondos públicos al considerar que esos delitos han prescrito. Los abogados de Mubarak ya han informado de que apelarán la sentencia. A partir de hoy, la defensa del exmandatario tiene 60 días para presentar un recurso ante la corte de casación, dijo el letrado Mahmud Hashem.

Mubarak estaba acusado junto a su ex ministro del Interior y seis de sus ayudantes por su implicación en la matanza de manifestantes. También estaba inculpado por abuso de poder y enriquecimiento ilícito con sus dos hijos, Gamal y Alaa, con los que compartía el banquillo.

A su traslado a la prisión de Tora, el expresidente ha sufrido un ataque cardiaco, cuando todavía se encontraba en el helicóptero que lo había trasladado desde el tribunal. Según la televisión estatal, el exmandatario ha sufrido un 'ataque agudo y repentino' en el momento en que aterrizaba el aparato

Hasta hoy, Mubarak, de 84 años, había estado ingresado en un hospital militar a las afueras de la capital egipcia por motivos de salud. El fiscal general, Abdelmeguid Mahmud, también ha dispuesto que sus dos hijos, Gamal y Alaa, continúen detenidos en esa prisión por otro caso pendiente de corrupción, pese a haber sido absueltos de los delitos de enriquecmiento ilícito y abuso de fondos públicos que se les imputaban.

En los alrededores la Academia de Policía, sede del tribunal que le ha juzgado, se han concentrado cientos de personas que han escenificado la división social que vive hoy el país. Por un lado, los defensores del antiguo régimen, portando las fotografías de su líder y pidiendo su libertad. Por otro, los opositores y los familiares de las víctimas de las fuerzas de seguridad durante las revueltas, con las fotografías de los 'mártires'. Al conocerse la sentencia, centenares de detractores de Mubarak se enfrentaron a pedradas a la polícía fuera de la sede del tribuanal.  Enseguida, llegaron agentes antidisturbios para aplacar los enfrentamientos y cortaron una carretera cercana.

En un ambiente tenso entre los manifestantes por las elecciones, cuya segunda vuelta serán los próximos días 16 y 17 de junio, cientos de agentes de policía y militares pertrechados con material antidisturbios y respaldados por carros de combate se han desplegado en la sede del tribunal.

El 3 de agosto de 2011 comenzó el histórico juicio contra Mubarak por su implicación en la muerte de manifestantes en las protestas que precedieron a la caída de su régimen en febrero de 2011, tras una revolución popular. Un informe de varios juristas eleva a al menos a 846 el número de fallecidos. El exmandatario egipcio, que compareció en camilla en el proceso, su ex ministro del Interior, Habib al Adli y seis de sus asesores estaban acusados este delito. Sobre Mubarak pesaban además las acusaciones de corrupción y abuso de poder.

Debido a sus problemas de salud, Mubarak permanece ingresado en el Centro Médico Internacional a las afueras de El Cairo. Este ha sido el primer juicio que se celebra contra un exmandatario árabe a raíz de las revoluciones que acabaron con los regímenes totalitarios de Ben Ali en Túnez (exiliado en Arabia Saudí), Gadafi, muerto a manos de los rebeldes en Libia, y Abdala Saleh quien pactó su salida del poder en Yemen.

03.08.2011 - Comienza, en un hecho sin precedentes en el mundo árabe, el juicio contra Mubarak, que compareció en camilla. Niega todas las acusaciones. Sus dos hijos (Gamal y Alaa) también son juzgados por corrupción y abuso de poder.

15.08.2011 - Empieza la segunda sesión del proceso en el que se decide que su caso se vinculará con el del ex ministro del Interior, Habib al Adli, tal y como pedía la acusación.

5.09.2011 - Tiene lugar la tercera sesión del juicio. Mubarak vuelve a comparecer en camilla.

13.09.2011 - El exvicepresidente egipcio Omar Suleimán comparece como testigo en el juicio. Niega categóricamente que el exmandatario diera orden de disparar contra los manifestantes.

24.09.2011 -  El jefe de la junta militar egipcia, el mariscal Husein Tantaui, comparece como testigo y afirma que nadie ordenó disparar contra los manifestantes.

16.10.2011 -  El Departamento de Enriquecimiento Ilícito egipcio decide bloquear los fondos de Mubarak y sus familiares tras averiguar que habían acumulado unos 340 millones de dólares en bancos suizos.

30.10.2011 -  Se suspende el juicio por una demanda de la acusación que pretendía recusar a los jueces encargados del caso.

28.12.2011 - Mubarak vuelve al banquillo de los acusados al reanudarse la vista tras ser rechazada la recusación.

05.02.2012 - La Fiscalía pide para Mubarak la pena de muerte en la horca.

22.02.2012 - El juicio queda visto para sentencia.

30.05.2012 - La Fiscalía General decide trasladar a un tribunal penal la causa que involucra en un nuevo caso de enriquecimiento ilícito a Alaa y Gamal Mubarak. 

02.06.2012 - Mubarak y su ex ministro del Interior, Habib al Ahli, son condenados a cadena perpetua. Seis de sus ayudantes, acusados también de la muerte de manifestantes, son absueltos.