Público
Público

La candidata de Tsipras para el FMI renuncia tras las críticas en Syriza

El ala izquierdista de la formación había cuestionado su designación por su vinculación con el Pasok durante el periodo de negociación del primer rescate de Grecia

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en una intervención ante el comité central de Syriza, la semana pasada en Atenas. REUTERS/Kostas Tsironis

AGENCIAS

ATENAS.- La economista griega Elena Panaritis ha comunicado su decisión de no aceptar su nombramiento como nueva representante de Grecia ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) ante la controversia suscitada entre las filas de Syriza, el partido del Gobierno, donde su designación había generado profundas críticas como consecuencia de su pasado vinculado al Pasok.

"Nunca pedí este puesto y lo aceptamos únicamente para ayudar al Gobierno con mi experiencia en el FMI (...) Encuentro imposible aceptar el nombramiento entre las reacciones negativas de diputados y miembros de Syriza", señala Panaritis en un comunicado recogido por distintos medios griegos.

"Quiero agradecer a los miembros del comité de evaluación del Gobierno que me eligieran como representante del país ante el FMI, en particular al ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, y al ministro de Economía, George Stathakis, con quienes trabajo incansablemente en las largas negociaciones con los acreedores", añade Panaritis en su declaración publicada por el diario Ta Nea.

La designación de Elena Panaritis como representante de Grecia ante el FMI en sustitución de Thanos Katsambas, quien anunció su renuncia el pasado mes de abril, aunque ésta no era efectiva hasta este lunes, causó gran polémica entre los miembros de Syriza debido a la vinculación de la economista con Pasok entre 2009 y 2012, incluyendo el periodo de negociación del primer rescate de Grecia. Panariti había trabajado anteriormente en el Banco Mundial y asimismo fue asesora del expresidente de Perú Alberto Fujimori.

La economista griega Elena Panaritis.

La retirada se produce después de que cuarenta diputados de Syriza pidieran a Tsipras retirar el nombramiento, en una nueva crítica desde sus propias filas, tras la designación controvertida del nuevo director general de la radiotelevisión pública, Lambis Tagmatarjis. Los dos casos son similares, porque ambos son personas vinculadas a la gestión del Gobierno del socialdemócrata Yorgos Papandreu, firmante del primer rescate.

"Un representante destacado de las políticas de rescate no puede representar al Gobierno", dijeron los diputados de  Syriza

En una carta a Tsipras, los 40 diputados de Syriza dijeron que los puntos de vista de Panariti chocan diametralmente con el programa del partido, pues como diputada del socialdemócrata Pasok defendió las políticas de rescate. "Un representante destacado de las políticas de rescate no puede representar al Gobierno", dijeron los legisladores en una carta publicada en un sitio web afín a Syriza. "No se trata de algo simbólico sino de una cuestión política. Es una decisión equivocada y le pedimos que la reconsidere", añadieron.

La crítica a Panariti fue considerada como un ataque indirecto a Varufakis, quien fue el que la designó, lo que nuevamente desató rumores sobre su posible dimisión.

De hecho, las críticas volvieron a alimentar los rumores acerca de una inminente dimisión del carismático ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, quien aseguró a través de su cuenta personal de Twitter que se trataba de comentarios "por enésima vez groseramente prematuros".