Público
Público

Dos candidatos de Obama renuncian por fraude fiscal

Tom Daschle, candidato a secretario de Sanidad, y Nancy Killefer, candidata a supervisar la eficiencia del Gobierno, se unen a Bill Richardson en la lista de dimisiones de la reciente administración de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, sigue perdiendo colaboradores por el camino. No lleva ni un mes en el cargo y ya ha visto renunciar a sus respectivos cargos a tres elegidos. Hoy ha sido por partida doble. Tom Daschle ha renunciado a ocupar la secretaría de Sanidad después de que se conociera que había dejado de pagar más de 128.000 en impuestos.

Pero la renuncia de Daschle ha estado acompañada de la de la candidata a supervisar la eficiencia federal, Nancy Killefer, también por el mismo asunto. Killefer, de 55 años, había dejado de pagar durante un año y medio cerca de 900 dólares en impuestos correspondientes a personas que trabajaban para ella.

Debido al impago, las autoridades de la ciudad de Washington habían colocado en 2005 un embargo sobre su vivienda por ese valor. Killefer tardó aún casi cinco meses en desembolsar su deuda.

En un comunicado conjunto de Obama y Daschle distribuido por la Casa Blanca, el presidente indica que acepta la renuncia 'con tristeza y pena'. Daschle, por su parte, indicó que ha tomado esta decisión porque no cuenta con la completa confianza del Congreso y no desea que su nombramiento se convierta en una distracción.

Los problemas de Daschle salieron a la luz el pasado viernes, cuando se dio a conocer que después de perder su escaño por Dakota del Sur en el Senado en 2004 dejó de pagar más de 128.000 dólares en impuestos por ingresos no declarados de consultoría.

Además, se supo que había cobrado más de 200.000 dólares por servicios de consultoría a firmas especializadas en servicios de salud, las mismas que tendría que regular si hubiera llegado a ocupar la cartera de Sanidad.

Hasta ahora, la Casa Blanca había defendido enérgicamente la candidatura de Daschle. En una comparecencia el lunes, Obama aseguró que defendía 'absolutamente' a su candidato. El portavoz presidencial, Robert Gibbs, también indicó el mismo día que la Casa Blanca reconocía que se trataba de algo 'grave' pero indicó que, pese a todo, Daschle, seguía siendo la persona idónea para ocupar esa cartera.

En una comparecencia a puerta cerrada ante el Comité de Finanzas del Senado el lunes, Daschle se disculpó y dijo estar 'profundamente avergonzado' por su retraso en el pago al fisco. Las revelaciones sobre Daschle suscitaron críticas sobre el proceso de revisión al que es sometido todo nombramiento del Gabinete presidencial.

Un tercer candidato propuesto por Obama, el secretario del Tesoro, Tim Geithner, también se vio obligado a revelar problemas de impuestos atrasados. Sin embargo, Geithner, fue finalmente confirmado la semana pasada en el Senado después de explicar que su retraso en el pago de cerca de 40.000 dólares en impuestos se trató de un error y no de un intento deliberado de desfalcar al fisco.

El que sí tuvo que renunciar también a su cargo fue Bill Richardson. El pasado 4 de enero tuvo que decir adiós a su nominación para convertirse en secretario de Comercio al ser objeto de una investigación judicial.

Un jurado investiga cómo una compañía de California que hizo donaciones políticas a Richardson logró un lucrativo contrato con el gobierno de Nuevo México.'Déjenme decir claramente que tanto yo como mi administración hemos obrado debidamente y que esta investigación lo pondrá de manifiesto. Pero he concluido que la investigación también obligaría a un insostenible retraso en el proceso de confirmación', afirmó Richardson en su día.