Público
Público

Casa Real El paseo de Felipe VI por La Habana mientras se desbloqueaba España 

El anuncio del pacto para un Gobierno de coalición entre PSOE y UP condiciona el histórico y polémico viaje isleño del Rey.

Publicidad
Media: 2.83
Votos: 6

Los monarcas españoles con la mítica silueta del rostro del Che Guevara de fondo en la Plaza de la Revolución. / Reuters

Todavía en horas de la madrugada de Cuba, se anunciaba el preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos en Madrid. En su histórica primera mañana en La Habana, el rey Felipe VI seguramente aún no había desayunado cuando se enteró del abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Durante toda la jornada la noticia fue palpable en la delegación española y deslució un poco el pomposo y polémico viaje de estado de los monarcas en la isla.

El preacuerdo ya era lo más comentado entre los periodistas que esperaban en la Plaza de la Revolución para la tradicional ofrenda floral al héroe independentista cubano José Martí. Un homenaje que dejó una imagen para la historia con Felipe VI y Letizia y las icónicas caras forjadas en hierro de los revolucionarios Che Guevara y Camilo Cienfuegos de fondo.

El propio ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, –que forma parte de la delegación junto con el secretario de Estado para Iberoamérica– pedía “un poco de tiempo” a los periodistas para pronunciarse sobre los acontecimientos en Madrid.

Felipe VI y Josep Borrell durante la firma de acuerdos entre España y Cuba. / Europa Press

Algo que no cambió los planes previstos para el viaje: Felipe VI y el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel mantuvieron un encuentro acompañados por los respectivos ministros de Exteriores de ambos países. Según declaró Borrell, en esta reunión se habló “de todo”, incluidos los derechos humanos.

También sobre los temas que afectan a ambos países como la complicada situación económica que sufre la isla, los problemas que está causando el desbloqueo, tras más de 20 años, de la ley Helms-Burton por parte de Estados Unidos y las afectaciones sobre las empresas españolas en Cuba que, además, sufren impagos por parte de Cuba por la crisis de liquidez.

Para Cuba la visita es importante para asegurar a España como su tercer socio estratégico junto a Venezuela y Cuba

Para Cuba la visita es muy importante para seguir estrechando las relaciones con un socio comercial estratégico –el tercero detrás de Venezuela y China– para compensar el retroceso con Estados Unidos y evitar el seguidismo por parte de la Unión Europea.

En este sentido, seguro que el gobierno cubano ve con buenos ojos que el Rey se esté alojando en el Hotel Packard –gestionado por Iberostar–, que se encuentra dentro de la lista negra de Estados Unidos por ser propiedad del Grupo de Turismo Gaviota, gestionado por las Fuerzas Armadas cubanas. Un gesto que se interpreta como una declaración de intenciones y que abre la puerta a que la política exterior hacia la isla abandone el debate partidista como vienen reclamando los españoles residentes en el país.

Durante el encuentro también se renovó el nuevo acuerdo de cooperación española con Cuba para el periodo 2019-2022, que está valorado en unos 57,5 millones de euros, entre aportaciones del Gobierno central y administraciones autonómicas y locales.

Paseo por la Habana Vieja

Tuvo tiempo el Rey para juntarse a su esposa en un paseo por La Habana vieja, que no estaba en la agenda, y que Letizia había empezado con la esposa del mandatario cubano, Lis Cuesta. Sin generar una gran atención, los monarcas recibieron el apoyo de algunos cubanos y turistas españoles que pasaban por ahí.

Los monarcas paseando por el centro histórico de La Habana. / Europa Press

“Viva el Rey de España”, se pudo escuchar en más de una ocasión. Lily, una trabajadora de un hotel de la zona turística, cuenta que conoce a Felipe y a Letizia gracias a las revistas ¡Hola! que una tía le trae cada vez que la visita desde Barcelona. Los cubanos suelen referirse a España como ‘La madre patria’ y se sienten muy identificados con el país. “Los lazos son muy profundos”.

Por la tarde, los reyes asistieron al Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso para una función del Ballet Nacional de Cuba, la compañía Acosta Danza, el Conjunto Folclórico Nacional y el Ballet de Lizt Alfonso, donde se interpretaron músicas que hacía referencia al mestizaje como identidad cultural de la isla. “La mezcla de la guitarra y el tambor”, decía una de las canciones para expresar la herencia de España y África en la cultura del país.

Ya por la noche, los monarcas volvieron a verse con los mandatarios cubanos para celebrar una tradicional cena de Estado en el palacio de la Revolución. A ver con que noticia se despertará hoy Felipe.

Más noticias de Internacional