Público
Público

Caso Epstein Los ayuntamientos británicos rechazan ondear la Union Jack en honor del príncipe Andrés

El gobierno de Boris Johnson ha tenido que dar marcha atrás después de pedir a los organismos municipales que ondearan la Union Jack con motivo del cumpleaños del hijo menor de la Reina, vinculado en una investigación por tráfico sexual de menores y retirado de su funciones. Desde varios ayuntamientos habían mostrado su disconformidad e incluso se habían negado a hacerlo.

19.01.20/ El Príncipe Andrew de Gran Bretaña abandona la iglesia de Santa María la Virgen en Hillington, cerca de la finca real de Sandringham, en Norfolk, Gran Bretaña. REUTERS / Chris Radburn
El Príncipe Andrew de Gran Bretaña abandona la iglesia de Santa María la Virgen en Hillington, cerca de la finca real de Sandringham, en Norfolk, Gran Bretaña. REUTERS / Chris Radburn

Una mujer le acusa de haber mantenido relaciones sexuales con ella cuando era menor de edad sin su consentimiento. El FBI ha dicho públicamente que está ofreciendo 'cero colaboración' en la investigación por tráfico sexual de menores a su amigo Jeffrey Epstein. Sus argumentos durante la entrevista que concedió a la BBC para negar su vinculación en el caso fueron tan desastrosos y su imagen quedó tan cuestionada que el pasado mes de diciembre él mismo tuvo que anunciar que "por ahora" abandonaba "sus funciones públicas".  Y aun así, al gobierno de Boris Johnson le parecía apropiado que los organismos públicos tuvieran que celebrar el cumpleaños del príncipe Andrés.

A través de un email, Downing Street les recordaba hace unos días que el próximo diecinueve de febrero, con motivo del sesenta aniversario del hijo pequeño de la Reina de Inglaterra, la Union Jack debía ondear en la fachada de los edificio oficiales. Así lo establece la normativa, que señala lo mismo para los cumpleaños de otros miembros de la familia real y conmemoraciones como el día de la Commonwealth o el de San Patricio, por ejemplo.

Está claro que desde el equipo de Boris Johnson no imaginaron la que se iba a liar. Responsables municipales, diputados de la oposición y británicos en general han dejado claro en las últimas horas que no ven razonable que se pida a las instituciones públicas que mantengan este gesto hacia el príncipe Andrés.

El alcalde de Liverpool, a la cabeza de las protestas

Al alcalde de Liverpool le faltó tiempo para decir que la bandera no ondearía en la de fachada su ayuntamiento. Joe Anderson lo argumentaba: "No creo que sea apropiado remarcar su cumpleaños" tras ver el comportamiento del príncipe Andrés. Las redes sociales estallaron entonces en una oleada de tuits destacando su gesto y reclamando el mismo al resto de municipios.

En la misma línea, el responsable municipal de Windsor, el conservador Phil Haseler, ha asegurado: "Sería una señal de respeto hacia el Príncipe Andrés cuando él no ha mostrado ningún respeto hasta la fecha".

El diario The Sun citaba a otro responsable municipal que, anónimamente, calificaba la orden de "ridícula" y sostenía que "el gobierno no parece darse cuenta de lo que ha sucedido recientemente ni tiene en cuenta el estado de ánimo de la nación". El diputado laborista Ian Murray ha llegado a reclamar: "Este protocolo tiene que ser eliminado dadas las acusaciones contra el príncipe".

El gobierno de Johnson da marcha atrás

Y visto el revuelo que se ha organizado, así ha sido finalmente. Ya entrada la noche, el gobierno de Boris Johnson ha decidido dar marcha atrás. Uno de sus portavoces aseguraba que comunicarían "a los ayuntamientos de que no es necesario ondear las banderas el diecinueve de febrero tras la decisión del Duque de York de retirarse de los deberes públicos en un futuro próximo". De momento, en su página web no se ha modificado el calendario de banderas.  Quizá por ese simple "no es necesario".

Hasta la propia Virginia Giuffre, la mujer que acusa al príncipe Andrés de haber mantenido relaciones sexuales con ella cuando era menor sin su consentimiento, se había pronunciado. Tras burlarse de él en un tuit insistía en su mensaje al duque de York: "Supéralo, ven y di la verdad", en referencia a las declaraciones del FBI que asegura que Andrés no ha respondido a su petición para ser interrogado por las autoridades norteamericanas.

Pero sí sonarán las campana en su honor

Tras lo ocurrido con la bandera, todas las miradas se han vuelto hacia la Abadía de Westminster, dado que ella también tiene un protocolo para estas ocasiones. No respecto a las banderas sino a sus campañas. Sin embargo, sus responsables han dejado claro que ellos siguen adelante con sus planes.

La abadía está bajo jurisdicción de la casa real y no de la iglesia, de ahí que uno de sus portavoces haya asegurado que, como está establecido en su calendario, el próximo día diecinueve de febrero las campanas sonarán con motivo del sesenta cumpleaños del príncipe Andrés. Haya hecho la que haya hecho.

Más noticias de Internacional