Público
Público

'caso Khashoggi' El príncipe heredero saudí, sobre el 'caso Khashoggi': "La justicia prevalecerá"

Mohammed bin Salman hace gala de su lado más hipócrita y asegura en el foro económico de Riad que todos los culpables serán castigados y que Arabia Saudí trabajará junto a Turquía "para lograr resultados".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El príncipe heredero Mohammed bin Salman. Reuters

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman (MLS), hizo gala este miércoles de su faceta más hipócrita y dijo que el caso de Jamal Khashoggi, el periodista asesinado en el consulado saudí en Estambul,  es "doloroso" y añadió: "La justicia prevalecerá".

Durante debate celebrado en el marco de una conferencia internacional de inversión en Riad, el llamado Davos del desierto el príncipe Mohammed bin Salman aseguró que todos los culpables serán castigados y que Arabia Saudí trabajará junto a Turquía "para lograr resultados".

"El incidente que ocurrió es muy doloroso para todos los saudíes (...) El incidente no es justificable", comentó. "Al final habrá justicia".

En sus declaraciones más duras hasta la fecha, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo al diario Wall Street Journal que el príncipe heredero saudí es el responsable último de la operación que condujo a la muerte de Jamal Khashoggi, aumentado la presión sobre su aliado en medio de la condena mundial por la desaparición del periodista.

Trump afirmó que quiere creer al príncipe cuando dijo que los culpables del asesinato en el consulado saudí en Estambul fueron cargos de menor rango.

Sin embargo, insinuó que la responsabilidad está más arriba: "Bueno, el príncipe gestiona las cosas allí cada vez más en este momento. Está controlando las cosas, así que si fuera alguien, sería él".

Las palabras de Trump fueron pronunciadas horas antes de la aparición del príncipe en la conferencia de inversión y han aumentado la presión sobre su cercano aliado en un momento en que se está condenando a nivel mundial la muerte del periodista.

Destacadas figuras del mundo empresarial y político no asistieron a la conferencia por la muerte del periodista, un destacado crítico del gobernante de facto del reino.

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, habló con el príncipe Mohammed el miércoles sobre los pasos necesarios para aclarar el asesinato de Khashoggi, indicó una fuente gubernamental.

Asimismo, un asesor del presidente turco dijo que el príncipe tiene "sangre en sus manos" por el caso Khashoggi, el lenguaje más fuerte utilizado hasta la fecha por alguien vinculado a Erdogan.

Las autoridades saudíes no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios sobre las palabras de Trump y del asesor de Erdogan. Riad culpa de la muerte del periodista a una "operación en solitario" y asegura que el príncipe no estaba al corriente del crimen.

La muerte de Khashoggi, residente en Estados Unidos y columnista de The Washington Post, ha provocado la condena internacional y ha tensado las relaciones entre Riad y Washington, así como otras potencias occidentales.

Versiones diferentes

Arabia Saudí ha ofrecido diferentes versiones sobre la muerte de Khashoggi. Al principio negó su muerte, pero más tarde afirmó que el periodista falleció en el interior del consulado tras una pelea.

No obstante, fuentes de seguridad turcas creen que fue secuestrado por 15 agentes de inteligencia saudíes que habían llegado horas antes en dos aviones.

"Es una desgracia que afecta directamente al príncipe heredero Salman. Al menos cinco miembros del equipo ejecutor son manos derechas de  Salman y son gente que no actuaría sin su conocimiento", escribió Ilnur Cevik, un asesor de Erdogan, en el diario Yeni Birlik.

"Incluso aunque el presidente de Estados Unidos Trump salve a Salman, a los ojos del mundo es una persona cuestionable con la sangre de Khashoggi en sus manos", agregó.

No quedó inmediatamente claro si la columna de Cevik refleja el pensamiento de Erdogan, que en los discursos que pronunció el martes y el miércoles destacó la necesidad de que todos los responsables —"desde los que lo ordenaron a los que lo perpetraron"—se enfrenten a la justicia.

Arabia Saudí accedió a realizar una investigación conjunta con las autoridades turcas por la muerte de Khashoggi y su consulado en Estambul fue registrado tras la desaparición del periodista.

Como parte de estas pesquisas, la policía turca en Estambul obtuvo permiso para registrar un jardín en el consulado saudí, dijo la cadena NTV, después de que altos cargos saudíes se hubieran negado en un principio a permitirlo.

Riad ha detenido a 18 personas y despedido a cinco altos cargos gubernamentales en el marco de la investigación. Entre los despedidos está Saud al-Qahtani, un alto asesor del príncipe Mohammed. Según dos fuentes de la inteligencia saudí, Qahtani dirigió el asesinato de Khashoggi dando órdenes vía Skype.

Por su parte, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, dijo el miércoles que Arabia Saudí no habría asesinado a Khashoggi sin protección estadounidense, según la Agencia de Noticias de la República Islámica (IRNA).