Público
Público

Caso Khashoggi Uno de los sospechosos del caso Khashoggi muere en un misterioso accidente de coche

El fallecido ha sido identificado como Meshal Saad M. Albostani, un oficial de la Fuerza Aérea de Arabia Saudí. El diario turco 'Yeni Safak' señala que existen "rumores de que Albostani podría haber sido silenciado".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

Fotos del periodista Khashoggi se ubican en barreras de seguridad frente al Consulado Saudí en Estambul. REUTERS

Uno de los 15 personas pertenecientes a los servicios secretos saudíes, a las Fuerzas Armadas o ligados a la seguridad de la casa real que estuvieron en el interior del consulado saudí en Estambul cuando desapareció el periodista opositor Jamal Khashoggi ha muerto en un misterioso accidente de coche, informa este martes el diario oficialista turco Yeni Safak, aunque sin citar fuentes.

El hombre fallecido es identificado por el diario, muy cercano al gobierno turco,  como Meshal Saad M. Albostani, un oficial de la Fuerza Aérea de Arabia Saudí, nacido en 1987.

El mismo periódico señala que existen "rumores de que Albostani podría haber sido silenciado", es decir, asesinado, y agrega que "no existe ninguna información sobre los detalles del accidente que causó la muerte de Albostani".

Según han publicado varios medios de comunicación turcos, el saudí llegó a Turquía en la madrugada del 2 de octubre, a las 01.45 hora local, tras lo que se alojó en un hotel, y abandonó el país el mismo día por la noche a bordo de un avión privado.

"No existe ninguna información sobre los detalles del accidente que causó la muerte de Albostani"

Las autoridades turcas filtraron la semana pasada imágenes de cámaras de seguridad a la prensa de un total de 15 saudíes, entre ellos un experto forense, que llegaron a Estambul el mismo día que Khashoggi desapareció tras entrar en el consulado y que abandonaron Turquía solo horas más tarde.

Las autoridades turcas siguen analizando las pruebas recogidas por sus expertos en el consulado saudí y en la cercana residencia del cónsul saudí en Estambul para encontrar pistas del paradero del periodista desaparecido, al que ya todo el mundo da por muerto.

Otras informaciones filtradas a las prensa turca aseguran que el periodista, de 59 años de edad, fue torturado y decapitado en el interior del consulado, aunque hasta ahora Turquía no ha culpado oficialmente a Arabia Saudí por el supuesto crimen.

Jamal Khashoggi, lanzó un alegato en favor de las libertades de prensa y expresión en el mundo árabe en una columna publicada de forma póstuma por The Washington Post y en la que lamenta la censura generalizada en una región que está "desinformada o malinformada" sobre lo que ocurre a su alrededor.