Público
Público
Únete a nosotros

El Chapo López Obrador respalda la liberación del hijo del Chapo: "No puede valer más la captura de un delincuente que otras vidas"

El presidente mexicano y el ministro del Interior, Alfonso Durazo, aseguran que la creciente violencia de grupos criminales obligó a liberar a 'El Chapito' para evitar bajas entre las fuerzas de seguridad y los vecinos. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un camión siniestrado en Culiacán, Sinaloa. REUTERS/ Jesús Bustamante

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha defendido este viernes la decisión del ministro de Interior, Alfonso Durazo, de ordenar la liberación del hijo del que fuera líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, alias "El Chapito" para evitar bajas entre las fuerzas de seguridad y los vecinos de Culiacán en el marco del tiroteo desatado.

"Tomaron decisiones que yo respaldo, avalo, porque se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadano, muchas personas, muchos seres humanos", ha afirmado López Obrador en la rueda de prensa diaria.

El mandatario mexicano ha defendido que "no puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las otra personas". "Ellos tomaron esa decisión y yo la respaldé", ha recalcado.

AMLO, como le ha bautizado la prensa local, ha rechazado que esta decisión debilite la imagen del Gobierno justo cuando intenta "pacificar" el país tras décadas de violencia armada a causa del crimen organizado.

López Obrador: "Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra, eso le cuesta trabajo entenderlo a muchos"

"Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra, eso le cuesta trabajo entenderlo a muchos, pero la estrategia que se estaba implementando anteriormente convirtió al país en un cementerio", ha sostenido, según informa El Universal.

Los hechos ocurrieron este jueves en la ciudad de Culiacán, en el estado de Sinaloa (noroeste). Una patrulla de 30 miembros de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) estaban en tareas de control rutinario cuando fueron atacados desde una vivienda. Los agentes tomaron el control de la casa y detuvieron a cuatro personas, incluido Ovidio Guzmán, "El Chapito".

Grupos de delincuentes organizados "rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla". "Tomamos la decisión de trasladarnos a la ciudad de Culiacán para conducir personalmente las acciones correspondientes", ha relatado Durazo. Sin embargo, la creciente violencia obligó a liberar a "El Chapito" para "proteger vidas".

"Precipitación" en el operativo

El Ejército mexicano ha admitido este viernes que hubo "precipitación" en el operativo para capturar al "Chapito", que desató horas de tiroteos y bloqueos en la ciudad de Culiacán, en el noroeste de México.

"En el afán de obtener un resultado positivo. El comando actuó de manera precipitada con deficiente planificación y falta de previsión sobre las consecuencia", ha afirmado el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval.

Este jueves, Culiacán estuvo sitiada por las balas durante horas tras el arresto por parte de un comando conformado por 30 militares y miembros de la Guardia Nacional, y su posterior liberación, de uno de los hijos del Chapo.

El titular de la Sedena ha asegurado que el operativo buscaba detener a Ovidio Guzmán, quien contaba con una orden de aprehensión provisional con fines de extradición.

"Efectivamente existe una petición de extradición de Estados Unidos de septiembre del año pasado", ha apuntado Durazo. 

"Ante la violencia generaliza que se produjo, este gabinete de seguridad ordenó que se retiraran del domicilio" para acabar con esta operación "precipitada y mal planeada", ha añadido Sandoval.

Críticas y acusaciones

En una incómoda rueda de prensa, Sandoval ha explicado que se entró en una vivienda sobre las 15.45 hora local (20.45 GMT) y se identificó al hijo del Chapo. Permanecieron dentro de la casa hasta aproximadamente las 17.00 hora local (22.00 GMT).

Poco después de este hecho, se dieron los disturbios en toda la ciudad, por lo que el Gabinete de Seguridad tomó "por unanimidad" la decisión de "retirar al personal" de este inmueble.

"Formalmente no hubo una detención", ha puntualizado el militar. Durazo tuvo que salir al paso de acusaciones de falta de datos claros: "Estamos corrigiendo precisamente la información".

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, que defendió la política de seguridad del Gobierno de López Obrador, ha declarado que se diría toda "la verdad" sobre lo acontecido este jueves.

Durazo ha asegurado que Culiacán está regresando "paulatinamente a una relativa tranquilidad". Y se ha defendido de las críticas: "No hay ningún pacto, absolutamente ningún pacto, con el crimen organizado".