Público
Público

China rechaza las críticas por la censura

Pekín dice que los comentarios de Clinton perjudican las relaciones bilaterales

ANDREA RODÉS

Las críticas a la falta de libertad de Internet en China amenazan con entorpecer las relaciones entre Pekín y Washington. El Gobierno chino advirtió ayer que los comentarios realizados el miércoles por la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, acerca de la importancia de la libertad de Internet son "infundados" y "perjudiciales" para las relaciones bilaterales entre ambas potencias.

"Exigimos a EEUU que respete los hechos y deje de utilizar la llamada libertad de Internet como pretexto para lanzar críticas infundadas contra China", declaró ayer en un comunicado el Ministerio de Exteriores chino. La polémica levantada la semana pasada tras el anuncio de Google de marcharse del gigante asiático si Pekín no le permite operar sin censura la versión china de su popular buscador, Google.cn, ha trascendido a nivel diplomático. El presidente Barack Obama dijo ayer que está preocupado por la polémica.

El jueves, Clinton destacó durante una conferencia en Washington que garantizar el libre acceso a Internet "es una prioridad" en la política de exteriores de EEUU. La jefa de la diplomacia de EEUU también criticó los métodos utilizados por algunos gobiernos para controlar la información en la Red y animó a las empresas de EEUU a colaborar por un Internet más libre en los países donde estén presentes.

"Barack Obama dijo ayer que está preocupado por la polémica"

El Gobierno de Pekín aseguró en el comunicado que China no impone restricciones en la Red y que el Gobierno del país tiene como prioridad el desarrollo de un entorno de "Internet más abierto", siempre y cuando sea acorde con la realidad social y cultural de China. Pekín mantiene bloqueadas populares redes sociales como Facebook, Twitter o el servicio de blogs de Google, porque los considera una amenaza para el orden y la seguridad públicos.

Clinton puntualizó que China y EEUU tienen "puntos de vista diferentes" sobre la libertad de Internet, un matiz menos ofensivo para Pekín, que ya utilizó el pasado noviembre Obama, durante un encuentro con estudiantes en Shanghái, en su primer viaje oficial a China.

Washington ha apostado por priorizar la cooperación con Pekín a la hora de afrontar retos globales como el cambio climático, la recuperación de la economía o la desnuclearización de Irán y Corea del Norte, y dejar las diferencias sobre derechos humanos en un segundo plano. "EEUU y China deben tratar de manera adecuada sus diferencias y otros temas delicados para no estropear el desarrollo próspero y estable de las relaciones bilaterales", rezó el comunicado del Gobierno chino.

 

Más noticias de Internacional