Público
Público
Únete a nosotros

El cierre de los túneles que conectan Egipto con Gaza inquieta a Hamas

Egipto ha comenzado a demoler los pasos subterráneos que emplean los palestinos para romper el bloqueo israelí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una de las cuestiones que estos días se debate en Egipto es qué hacer con las decenas de túneles que conectan con la Franja de Gaza y que han sido empleados por los palestinos para traficar con personas y todo tipo de bienes, incluidos alimentos y también armas.

La actividad de los túneles ha florecido desde que Israel implantara el bloqueo de la Franja hace más de cinco años. Gracias a ellos Gaza ha podido sobrevivir, aunque sea de mala manera, al asedio. Pero recientemente Israel ha aliviado el bloqueo y permite la entrada de una parte de los numerosos productos, aunque no de todos, que necesita la población local, más de un millón y medio de personas, para satisfacer sus necesidades.

¿Tienen sentido los túneles en el nuevo contexto? Los egipcios lo dudan y han ordenado su cierre demoliendo varios de ellos en las últimas horas. El pretexto ha sido el atentado del 5 de agosto, cuando un comando terrorista abatió a 16 soldados egipcios cerca de la frontera y penetró en Israel antes de ser neutralizado por la fuerza aérea.

El domingo, funcionarios egipcios dijeron que tienen pruebas de que una parte de los atacantes penetraron a través de los túneles desde Gaza. Esto, por supuesto, no quiere decir que fueran de Hamas, la organización que controla el paso por los túneles -al menos por la mayoría de ellos- sino más bien que pertenecían a otras organizaciones islamistas radicales.

Hamas no se lo cree y pide que Egipto le mande una lista de nombres El incidente ha abierto la primera brecha entre Hamas y los Hermanos Musulmanes que ahora gobiernan Egipto, y en Gaza todo el mundo se pregunta si El Cairo se atreverá a cerrar todos los túneles, tal y como han señalado fuentes oficiales egipcias repetidamente en los últimos días.

Las acusaciones contra Hamas no se han concretado. La organización palestina dice que está esperando que los egipcios les entreguen una lista de los hombres palestinos que presuntamente participaron en el atentado, lo que por ahora no ha ocurrido. Hamas asegura que si tiene noticia de que algún palestino participó en el ataque, tomará medidas inmediatamente para “perseguir a los criminales”, pero eso no ha ocurrido por ahora.

El pasado fin de semana los egipcios comenzaron a demoler los túneles que entran en la ciudad de Rafah, y cada vez quedan menos en funcionamiento, por lo que el miedo de los palestinos responde a una preocupación real: si se cierran los túneles, la Franja volverá a ser más dependiente de Israel, ya que no podrá importar bienes de Egipto como ha hecho hasta ahora. Los israelíes tendrán entonces la única llave que autoriza la entrada de alimentos y otros productos que son imprescindibles para el abastecimiento de la población.

Esta mañana la policía egipcia ha detenido a tres palestinos que se disponían a volver a la Franja a través de los túneles después de haber entrado en Egipto hace unos días clandestinamente.

El miedo de Hamas al cierre de los túneles es enorme ya que la organización que gobierna Gaza no desea que sus habitantes vivan encerrados como si de una prisión se tratara.

Es más, el primer ministro de Hamas, Ismail Hanniya, se ha comprometido a cerrar todos los túneles si Egipto abre el paso terrestre de Rafah, que durante años ha permanecido cerrado y sólo se ha abierto en contadas ocasiones.

La victoria islamista en las elecciones egipcias fue muy bien recibida en Gaza. Hamas creyó que le permitiría normalizar las relaciones con El Cairo y ello redundaría en beneficio de todos. De hecho, Hamas fue fundada por jóvenes palestinos que estudiaron en las universidades cairotas en los años ochenta y mantuvieron allí una estrecha relación con los Hermanos Musulmanes de Egipto, de cuya ideología se empaparon.

Dirigentes de Hamas han acusado a Israel de haber orquestado el atentado del 5 de agosto con el fin de abortar una mejoría de las relaciones entre los islamistas de ambos lados de Rafah, y lo habría hecho con éxito puesto que desde el día 5 las relaciones entre Hamas y el gobierno egipcio se han enfriado sustancialmente.