Público
Público

Cinco muertos en un tiroteo junto a un instituto de Los Ángeles

Un joven, finalmente abatido por la Policía, causó el pánico en las calles con un rifle de asalto. Entre las víctimas están el padre y un hermano del agresor, que incendió su casa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco personas fallecieron este viernes tras un incendio y una serie de tiroteos en el entorno de un centro de enseñanza superior en Santa Mónica, en el condado de Los Ángeles, según informaron este sábado las autoridades.

El incidente tuvo lugar por la mañana del viernes después de que un joven de entre 25 y 30 años prendiese fuego a una vivienda en la que se encontraban su padre y su hermano, que perdieron la vida, y saliese a continuación a la calle armado con un rifle de asalto y pertrechado con un chaleco antibalas disparando a discreción.

El sujeto, que causó el pánico en varios cruces de calles de Santa Mónica, encontró resistencia policial en el exterior del centro de enseñanza superior Santa Monica College, en cuya biblioteca trató de refugiarse y fue abatido por las fuerzas del orden. El joven ha fallecido.

Además del asaltante y de sus familiares, los otros dos fallecidos fueron dos personas que se toparon de forma fortuita con el sujeto que, según la investigación, actuó en solitario.

En una conferencia de prensa, la jefa del Departamento de Policía de Santa Mónica, Jacqueline Seabrooks, aclaró que el suceso no fue un 'tiroteo escolar' y que se desarrolló de forma escalonada.

El sujeto autor de los disparos causó el pánico en varias calles, tiroteó a varios automóviles, un autobús urbano e incluso un coche patrulla. Al menos 6 personas fueron atendidas en hospitales de Los Ángeles como consecuencia de este incidente.

Las autoridades desconocen los motivos que desencadenaron el incidente, aunque sospechan de una disputa familiar.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se encontraba el viernes en Santa Mónica en un evento de recaudación de fondos próximo al lugar de los hechos y su recorrido fue alterado ligeramente para evitar la zona del tiroteo.

Las autoridades llegaron a situar en siete el número de fallecidos, pero en la mañana del sábado rebajó la cifra a cinco. Una persona continúa hospitalizada en situación crítica.