Público
Público

Un coche bomba deja decenas de heridos en un feudo de Hizbulá al sur de Beirut

Por el momento se desconoce la autoría del atentado y no se confirman víctimas morales, pero las autoridades políticas aseguran que el objetivo del ataque es desestabilizar el país y buscar confrontación entre sun&iac

REUTERS

Una potente explosión ha sacudido este martes la zona comercial de Bir al Abed, uno de los barrios del sur de Beirut que está considerado como bastión del partido-milicia chií Hizbulá, que desde hace meses lucha junto a las tropas de Bachar al Asad en la frontera entre Líbano y Siria.

El Ejército atribuye la explosión a un coche bomba según han informado fuentes de los servicios de seguridad libaneses al diario The Daily Star. Hay al menos 53 heridos según informó el ministro de Salud de el Líbano, Ali Jalily. Aunque algunas fuentes precisaban la muerte de un trabajador del aparcamiento donde la explosión ha tenido lugar, las fuentes hospitalarias no han podido confirmarlo.

En declaraciones a los medios locales, Jalil explicó que solo doce de los heridos permanecen hospitalizados y el resto ha sido dado de alta. 

El coche estalló en un aparcamiento cerca de un centro islámico del barrio de Bir el Abad, según el canal de televisión Al Manar, próximo a Hizbulá.

Hasta el lugar de la explosión se han desplazado ambulancias y camiones de bomberos. La densa nube de humo negro generada por la deflagración se puede ver desde varios kilómetros de distancia. La explosión ha causado daños en al menos una decena de vehículos aparcados en las inmediaciones y un hoyo de dos metros de profundidad y tres de diámetro, según la Agencia Nacional de Noticias libanesa. Las fuerzas de seguridad libanesas han pedido a los residentes que evacúen la zona ante el temor de que pudiera registrarse una segunda explosión.

El parlamentario de Hezbolá Alí Ammar ha asegurado que su formación tiene claro que era el objetivo del atentado. "Este acto malicioso lleva claramente la huella del enemigo israelí y sus instrumentos", ha asegurado Ammar, desde el barrio de Bir al Abed.

"Es una labor de agentes que intentan crear conflicto en Líbano", dijo el diputado parlamentario de Hezbolá Ali Meqdad en el lugar de la explosión.

Por su parte, el ministro del Interior, Marwan Charbel, dijo que el ataque es un "acto criminal destinado a desestabilizar el país y crear una lucha sectaria entre suníes y chiíes".

El ministro saliente de Interior, Maruan Charbel, visitó el lugar del atentado, que calificó de "acto criminal", y fue atacado allí por un grupo de personas, que fueron dispersadas con disparos al aire, según medios locales, que informaron de un herido en ese suceso. 

El conflicto sirio ha polarizado Líbano, un país de cuatro millones de habitantes que aún se está recuperando de su propia guerra civil de 15 años, un conflicto que dividió al país en las líneas sectarias que ahora azotan Siria.

En los últimos meses ha aumentado la tensión entre las facciones políticas libanesas por la intervención de los milicianos de Hizbulá en la guerra de Siria apoyando a las tropas del régimen que preside Bachar al Asad en su lucha contra los rebeldes contrarios a su gobierno, así como contra varios grupos salafistas cuya presencia ha quedado más que probada.

Este es el segundo ataque sobre un barrio chiíta del sur de Beirut este año. Dos cohetes cayeron en la zona en mayo y las fuerzas de seguridad libanesas han desarmado varios cohetes cerca de la capital en los últimos meses también. El pasado mes de mayo, cuatro personas resultaron heridas en un ataque en el barrio de Shiyá, también en la zona meridional de Beirut.

Más noticias de Internacional