Público
Público
Únete a nosotros

Comedor escolar El Supremo italiano prohíbe a los alumnos llevar comida preparada de casa al colegio

La sentencia afirma que llevar comida desde casa podría suponer "una posible violación de los principios de igualdad y de no discriminación según las condiciones económicas", sin embargo, la resolución sienta jurisprudencia para todo el país y deja en manos de las autonomías locales la "autonomía organizativa". 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Imagen de un comedor escolar. Archivo

El Tribunal Supremo italiano ha prohibido llevar comida de casa a los colegios. No existe un "derecho subjetivo perfecto e incondicional" a comer el "panino de casa", es decir, llevar comida preparada de casa, "en el horario de comida en los colegios", asegura el Supremo.

En 2013 se creó una plataforma de familias en Turín con el objetivo de defender el derecho de las familias a que sus hijos pudieran llevar comida de casa. Sus principales protestas estaban relacionadas con el gasto económico que conllevaba comer en el colegio y también aspectos sanitarios y calidad alimentaria. 

La resolución sienta jurisprudencia para todo el país dejando en manos de las autoridades locales la "autonomía organizativa"

El Supremo ha sentenciado que llevar comida desde casa podría suponer "una posible violación de los principios de igualdad y de no discriminación según las condiciones económicas", y añade que la decisión "reduce los riesgos higiénico-sanitarios de una comida individual y no controlada".

La resolución, pública desde el pasado 30 de julio, sienta jurisprudencia para todo el país dejando en manos de las autoridades locales la "autonomía organizativa" para gestionar todo lo relativo a las comidas de los estudiantes.

Lorenza, una madre de dos niños, ha asegurado en declaraciones para la BBC que ella se gasta unos 2.000 euros en el comedor de sus hijos. Además, Coldiretti, la mayor asociación italiana que defiende los intereses de la agricultura, asegura que el 26% de las familias italianas "tiene una valoración negativa de las comidas servidas en las mesas escolares".