Público
Público

Comienza la "dura" batalla por el presupuesto europeo entre 'frugales' y defensores de la Europa rural

A su llegada a la Cumbre Europea, los líderes de los Veintisiete han dejado claro que aún están lejos de un acuerdo para el Marco Financiero Plurianual, que definirá los límites de gasto de la Unión para los próximos años. Puede que no haya ni acuerdo esta semana. Y eso que está previsto que el Consejo pueda durar hasta el sábado.

Pedro Sánchez a su llegada a la Cumbre Europea de esta tarde | EFE
Pedro Sánchez a su llegada a la Cumbre Europea de esta tarde | EFE

Las diferencias sobre el presupuesto europeo para el período 2021-2027 siguen ahí y siguen siendo grandes. Lo han dejado claro los líderes de los Veintisiete a su entrada al edificio Europa de Bruselas, donde se celebra el Consejo Europeo desde la tarde del jueves.

Hay dos bandos claros. En un lado, los que quieren un Marco Financiero Plurianual con más dinero, y que se mantengan los fondos agrícolas y de cohesión para las regiones más pobres. Entre ellos, España, Portugal y los países del Este. En el otro, los frugales, que se niegan a rellenar el hueco que deja el brexit, de entre 12.000 y 14.000 millones de euros anuales. Forman ese grupo Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria.

A su llegada a la reunión, Pedro Sánchez ha tachado de "altamente decepcionante" la propuesta que está ahora mismo sobre la mesa, y que supondría un recorte del 14% para la Política Agrícola Común, por un 10% para la Cohesión. "El Gobierno de España es también el de sus agricultores y ganaderos", ha dicho el presidente del Ejecutivo. Además de PAC y Cohesión, ha afirmado que defenderá los fondos para el Erasmus, la garantía juvenil y para frenar el cambio climático.

Francia también se ha alineado con los llamados "amigos de la cohesión". Eso sí, para Emmanuel Macron el principal caballo de batalla, más que la cohesión, es la Política Agrícola Común, de la que es el primer país beneficiario. "Tenemos que acompañar a nuestros agricultores porque ellos alimentan al pueblo francés y el pueblo europeo", ha dicho el primer ministro galo ha su llegada.

Macron se ha mostrado más satisfecho con la propuesta sobre la mesa que Sánchez, aunque ha dicho que "peleará para mejorarla" porque aún no está donde él querría. "Hay camino para llegar a un acuerdo en este Consejo si todo el mundo pone de su parte, aunque puede llevar algunas horas, días y noches. Estoy preparado", ha concluido.

Emmanuel Macron a su llegada a la cumbre de este jueves | EFE

En el otro lado están los frugales, quienes defienden que la contribución media baje al 1% de la renta bruta, algo por debajo de la propuesta del presidente del Consejo, Charles Michel, que pone el listón en el 1,074%. No solo eso, los cuatro países han insistido que quieren que se mantengan los descuentos en la factura que disfrutan hasta ahora.

Los líderes de Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria han sido los primeros en llegar al edificio Europa. Y los cuatro se han asegurado de recalcar que su posición siendo la misma de siempre: "Defendemos un nuevo MFP basado en una contribución del 1% [de la renta nacional bruta] y que se mantengan los descuentos", ha dicho el primer ministro holandés en su cuenta de Twitter.

Mark Rutte también ha recalcado que quieren un presupuesto modernizado, que es código para decir que quieren reducciones en las viejas políticas como PAC y Cohesión, de las que se beneficia España, para dejar sitio a otras prioridades como la gestión de la migración y la investigación.

A pesar de que han sido varios los líderes que se han mostrado escépticos de que se pueda llegar a un acuerdo esta semana, Charles Michel, quien tiene la responsabilidad de conseguirlo, ha mostrado fe en que la cuestión pueda quedar zanjada en esta Cumbre. "Hay muchos intereses y preocupaciones y son todas legítimas pero estoy con vencido de que se puede conseguir progreso en las próximas horas y días", ha afirmado a su llegada.

La reunión puede cambiar su formato a última hora, pero en principio, comienza con una mesa redonda en la que todos exponen sus posiciones, para después dar paso a encuentros bilaterales de Michel con algunos o todos los líderes, los llamados confesionarios. En función del resultado de esas discusiones, el presidente del Consejo podría poner sobre la mesa una propuesta diferente, sobre la que todos discutirían. La operación se repetirá tantas veces como sea necesario, previsiblemente hasta bien entrada la noche.

En realidad, por lo que en Bruselas muchos cruzan los dedos es por que se acerquen algo las posiciones. Así quizá pueda haber acuerdo en otra cumbre, de aquí a unas semanas.